Imputaron a Jonathan Luna

POR LESIONAR A ANDRES PADIN Y ESCAPARSE DE LA TERCERA

En el Centro Judicial de nuestra ciudad se llevó a cabo la formalización de la investigación preliminar contra Jonathan Javier “El Gringuito” Luna. Imputado por lesionar gravemente, según constató el medico forense, a Andrés Gerardo Padín y por “evasión” al fugarse de la Seccional Tercera. Los dos hechos ocurrieron en marzo pasado.
En su argumentación, y en relación a la primera causa, el fiscal Carlos Ordas señaló que Luna le fracturó el brazo derecho a Padín mientras ambos se encontraban detenidos en la Seccional Segunda de nuestra ciudad. Fuentes judiciales le indicaron a LA ARENA que Padín negó los hechos cuando fue indagado.
A su vez, el representante del Ministerio Público Fiscal y haciendo referencia al segundo legajo, destacó que “el día 15 de marzo, a las 16.45, Luna se fugó de la Seccional Tercera tras dañar una chapa de aluminio. Horas más tarde fue aprehendido en un tanque de agua de una vivienda ubicada en la calle Juan XXI al 522”.
Por otro lado, la abogada defensora Silvia Mariel Annecchini se notificó de ambas acusaciones pero no emitió ni una palabra.

Antecedentes.
Luna actualmente se encuentra en prisión y es reconocido por su raid delictivo que comenzó hace más de tres años. En febrero de 2013, escapó de la Seccional Sexta, secuestró a su ex novia y a punta de pistola la golpeó y la soltó. Además, cuando era menor de edad, se fugó numerosas veces del Instituto Provincial de Educación y Socialización de Adolescentes (Ipesa).
Está siendo investigado por el asalto a una imprenta. Últimamente, estuvo involucrado en el robo a la inmobiliaria “Weigel y Garzarón Negocios Inmobiliarios”ubicada en la esquina de Raúl B. Díaz y San Juan. Allí, junto a otras personas, sustrajo una suma cercana a los 15.000 pesos. Dos empleados de la firma comercial abrieron la puerta a un cliente que iba a efectuar un trámite personal. En ese momento, dos desconocidos, a cara descubierta, aprovecharon para ingresar.
Amenazaron a los trabajadores y al cliente, uno de los individuos tenía un revólver calibre 38, con dos municiones en el tambor, y exigió todo el dinero y objetos de valor. Huyeron, también, con tres teléfonos celulares y varias carpetas con documentación. Tras hacerse del botín, escaparon en dos motos saliendo por la calle San Juan.