Incautan insumos “sospechosos”

ENCOMIENDA DESTINADA A UNA PERSONA LIGADA A LAS CARRERAS DE CABALLOS

Los investigadores creen que podría tratarse de drogas que se aplican durante las competencias hípicas. “Potencian su rendimiento al límite de cobrar sus vidas”, explicaron en un parte de prensa oficial. En los últimos meses dos animales murieron en hipódromos pampeanos.
La Policía de La Pampa secuestró la semana pasada, en el correo, un paquete que llegó a la ciudad con insumos veterinarios que el área de Lucha contra el Narcotráfico, consideró “sospechosos”. La rotulación de la encomienda decía “potenciadores” y de acuerdo al informe policial revelaba “algunas otras características sospechosas”.
“Estos ‘insumos’ pasaron a estudio de laboratorio para determinar el carácter químico que poseen. La procedencia sería de la provincia de Chaco y el receptor en la ciudad es una persona vinculada al mundo de hipismo (carreras de caballos en especial)”, se informó ayer a través de un parte de prensa oficial.

¿Drogas para animales?
La caja secuestrada traía 25 recipientes plásticos que, según las etiquetas, contenían Equinergy Doping Negativo, Equinergy Corte y Suplemento Vitamínico Mineral Equinergy Plus; además de seis botellas de Cardio Vital Tónico Energético Desfatigante.
“Otra tarea de laboratorio será establecer si estos químicos podrían tener algún tipo de aplicación en humanos. Lo que sí se sospecha por el contexto del manejo de los productos, es que podría tratarse de drogas para aplicar en animales de competencia que potencian su rendimiento al límite de cobrar sus vidas”, sostuvieron.
La información fue difundida en la víspera en un parte de prensa donde se informó sobre los secuestros de marihuana y cocaína realizados en los últimos días por la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico que depende del Ministerio de Seguridad de la provincia.

Muertos en carrera.
El 6 diciembre del año pasado, en el hipódromo del Jockey Club de Santa Rosa, un caballo (perteneciente a un vecino de Victorica de apellido Del Sol) murió mientras corría la cuarta carrera de la programación hípica de ese día. Fuentes oficiales indicaron que el caballo se llamaba “Nunca Jamás” y que el episodio provocó una gran conmoción en el público que asistió a ver las 13 carreras.
Dos meses después, en el mismo hipódromo, una yegua de Puerto San Julián murió en la pista durante una reunión hípica en la que se corrieron 16 carreras. “Patética”, el animal en cuestión, se desvaneció en la “sujetada”, en el tramo posterior a la llegada cuando los jockeys comienzan a sujetar a los caballos para frenar y pegar la vuelta.
La competencia en la que murió la yegua, una zaina del Stud Santa Ana de la ciudad sureña, era la décimo cuarta, que estaba prevista para las 18.15 y tenía un recorrido de 600 metros. El jockey de la zaina era Cristian García, su entrenador. En juego estaba el “Gran Clásico Apertura. Contacto Hípico” y su rival era “Sharper”, de la ciudad de 9 de Julio, provincia de Buenos Aires.
A diferencia de lo ocurrido con “Nunca Jamás”, que murió a la vista del público, el corazón de la yegua dejó de latir en una zona alejada de las gradas.