Incertidumbre por venta de Alpargatas

DUDAS POR EL FUTURO DE LA COMPAÑÍA TEXTIL EN ARGENTINA

La venta de la compañía textil que tiene una planta en Santa Rosa no deja de provocar incertidumbre, dado que se desconocen cuáles serán las intenciones de los futuros compradores.
La controlante de la filial Argentina de textil Alpargatas tiene colgado el cartel de venta. Sucede que el grupo brasileño J&F Investimentos, propiedad de la familia Batista, cuyo más célebre integrante, Joesley, aparece en una grabación con el presidente del vecino país carioca Michel Temer hablando de coimas, está necesitado de efectivo.
J&F Investimentos, dueña también de los frigoríficos JBS, y de las plantas de Swift en el país que también están a la venta, ostenta la propiedad del 86% de Sao Pablo Alpargatas SA, firma que controla el 100% de Alpargatas Sociedad Anónima Industrial y Comercial (SAIC) aquí en Argentina.
Joesley, junto a su hermano Wesley, reconocieron en el marco de la causa “Lava Jato” que investiga la corrupción en Brasil haber pagado sobornos a más de 1.900 políticos, y por ello es que acordaron con los fiscales abonar una multa de 10.300 millones de reales, algo así como 3.200 millones de dólares.
Con la finalidad de cancelar dicha suma es que muchos de los activos del grupo se encuentran a la venta, aunque el desprendimiento de las acciones que la familia Batista tiene en Alpargatas viene atravesando algunas dificultades.
Concretamente, por estos días los dos principales interesados en comprarla, Cambuhy Investimentos e Itau Investimentos, desistieron de adquirirla luego de haber hecho una oferta de 1.076 millones de dólares por ese 86% de Sao Pablo Alpargatas SA.

En proceso de achique.
Alpargatas poseía ocho plantas industriales en el país, entre las que se cuenta a la ubicada en el Parque Industrial de Santa Rosa. De la mano de la combinación nefasta que tuvo una fuerte contracción de la economía y su consecuente efecto sobre el consumo junto a la apertura de importaciones textiles, la compañía viene atravesando un proceso de achique.
De esas ocho fábricas, una ya cerró, la que estaba ubicada en Villa Mercedes, provincia de San Luis, y otra, la de Florencio Varela, pasó por la supresión de una línea de producción, cuestión que trajo como consecuencia el despido de 170 trabajadores.
Justamente esa línea de producción de suelas inyectadas y capelladas que fuera eliminada de la planta puntana y la bonaerense, se reubicó en las fábricas de Santa Rosa, Tucumán y Catamarca.
La venta de la compañía no deja de provocar incertidumbre dado que se desconocen cuáles serán las intenciones de los futuros compradores.

Coimas para crecer.
El entramado de corrupción que revela el empresario Joesley Batista en su declaración permite constatar que los sobornos que pagó tuvieron que ver básicamente con el rol que jugó el Banco Nacional del Desenvolvimiento del Brasil en los planes de expansión de su compañía a escala mundial.
De acuerdo a su confesión, entre el 2007 y el 2011 el BNDS le aportó al grupo alrededor de 12.000 millones de reales, dinero que sirvió sin dudas para financiar, por ejemplo, su penetración en Argentina, con la compra de Swift, Cabaña Las Lilas y Alpargatas.

El mismo del Acueducto.
De igual manera, la constructora Odebrecht, Camargo Correa, dueña en el país de la cementera Loma Negra, y OAS, replican el modelo de J&F Investimentos, esto es, coimear para endeudarse en el BNDS y así crecer.
No es casualidad que la ex adjudicataria del segundo tramo de la obra Acueducto Río Colorado, la Unión Transitoria de Empresas integrada por la brasileña OAS y la Argentina Supercemento, haya previsto para solventar su construcción el aporte de un préstamo del BNDS.