“Ingresos Brutos son los más bajos del país”

SITUACION DEL CAMPO

El ministro de Hacienda y Finanzas de La Pampa, Ernesto Franco, aseguró ayer que la presión fiscal al sector agropecuario en la provincia es, para Ingresos Brutos, la más baja del país. “Esta alícuota oscila entre el 0,5% para el cultivo de cereales y oleaginosas, y el 0,7% para la ganadería”, precisó el ministro.
Franco explicó que es cierto que existen algunas provincias que desgravan las producciones agrícolas o ganaderas, sin perjuicio de la tasa general que aplican. “Sin embargo, en ninguna de éstas se llevan a cabo las producciones de cereales y oleaginosas que tienen lugar en la provincia. Se trata de exenciones vinculadas fundamentalmente a producciones regionales u hortícolas. Cultivar maíz en Catamarca -por ejemplo- sin riego, no resultaría probablemente una práctica económicamente rentable. Pero si se cultiva, la alícuota es del 1,5%, es decir, tres veces más que en La Pampa”, puntualizó.

Ganadería.
El ministro también se refirió a la actividad ganadera. “La ganadería que tiene lugar en las provincias exentas suele ser de trashumancia o de carnes alternativas. En la gran mayoría de los casos, los tratamientos diferenciales son para los micro-productores y prácticamente todos resultan en una alícuota efectiva mayor a la que se cobra en La Pampa”, explicó.
“En el sector agropecuario, la alícuota del 1,5% procede únicamente cuando se vende ganado bovino fuera de la provincia. Este esquema impositivo, en conjunto con una política crediticia activa hacia el sector, permite contar con la cuarta infraestructura frigorífica de Argentina”, añadió el funcionario.
“Los impuestos al patrimonio, generales o específicos, son los más resistidos por los contribuyentes”, sostuvo Franco, quien consideró necesaria su existencia “no solo para financiar los gastos del Estado sino para desalentar conductas especulativas y llegar donde los impuestos sobre los flujos (como Ingresos Brutos o el Impuesto a las Ganancias) no llegan. Son imprescindibles para lograr estructuras sociales armónicas y justas, aunque muchas veces resulten molestos”.

Recursos.
Asimismo, el ministro consideró oportuno resaltar el uso que se le da a esos recursos que aportan los contribuyentes. “Desde el punto de vista de un tributarista, quizás la pregunta más difícil de responder es adónde van los impuestos que se recaudan. Contestar esta pregunta implica, por lo general, hablar del gasto del Estado en su conjunto, y amerita una charla bastante extensa relacionada con la satisfacción de las necesidades públicas y cuestiones que, por lo general, no están exentas de discusión. Sin embargo, este no es el caso del Impuesto Inmobiliario, su recaudación se dirige a la Dirección Provincial de Vialidad en casi un 50%, y un 8% adicional, gracias a la Ley de Descentralización, a las municipalidades y comisiones de fomento con afectación al mantenimiento de la red terciaria de caminos”, describió el ministro.