Intimaron a la comuna por una deuda de 720 mil pesos

EN SANTA ROSA

Mientras se sigue en la tarea de determinar los números reales de la Municipalidad de Santa Rosa, fundamentalmente a cuánto asciende la deuda con el Estado Provincial y los proveedores, el viernes apareció una nueva deuda contraída por la comuna: es con el Correo Argentino.
Mediante un documento que intima el pago de 719.585 pesos, la oficina postal nacional hace saber que esa es la obligación que tiene la comuna por el servicio de distribución de las facturas con las tasas desde finales de 2014 a la fecha.
Luego de la infructuosa búsqueda de dinero en Buenos Aires, por la comitiva encabezada por el viceintendente Jorge “Pampa” Domínguez, la cuestión financiera municipal sigue igual y sin signos en el corto plazo de que pueda cambiar.
“En esto pasa como en el campo, no se puede gastar a cuenta de una cosecha que no se hizo. Por lo tanto, debemos seguir con la austeridad y la eliminación de todo gasto superfluo, que aunque aisladamente puede parecer insignificante, en el acumulado suma mucho dinero, lo que incide en las exhaustas arcas de la comuna”, explicó un funcionario allegado al intendente Altolaguirre.
Tal como hiciera Francisco Torroba a poco de asumir como jefe comunal en 2008, el municipio lanzará una nueva moratoria e intensificará el cobro por vía judicial de los morosos históricos, también adecuará las tasas en materia de costos de acuerdo a la mayor incidencia de los aumentos registrados en el último año, incrementará notoriamente las tasas que pagan las entidades financieras, casino y supermercados, y ajustará al máximo los gastos de funcionamiento.
Estos gastos tienen dos rubros principales: sueldos y la demanda diaria de los insumos para el funcionamiento administrativo y operativos.
El rubro sueldos es donde más hincapié pone el intendente Altolaguirre, de allí su polémica decisión de interrumpir la vinculación de los contratados en 2015.
Ya anunciado por las autoridades locales, el paso ahora es ir contra el pago innecesario de horas extras. Para dar una idea de lo que implica esto, le demandan a la comuna el 20 por ciento de lo que mensualmente recauda en concepto de tasas.
Por mes, le municipio cobra por ese concepto 15 millones de pesos y paga por horas extras-adicionales más de tres millones de pesos. En la mayoría de los casos, según las autoridades locales, no las cobran quienes efectivamente cumplen con un trabajo extraordinario, como es el caso de quienes operan en las calles atendiendo las urgencias del sistema sanitario.
Este es, quizás, el principal frente que abrirá Altolaguirre con relación al SOEM, además del que comenzó con los contratados.

“No han sabido llevar una negociación”.
La Mesa Intersindical se reunió ayer a las 11 horas en Luz y Fuerza y congregó a los medios de comunicación locales con el fin de brindar una conferencia de prensa, la cual tuvo como prioridad tratar el tema de los despidos a los 31 trabajadores municipales y la visita de los funcionarios locales al gobierno nacional, quienes volvieron con más incertidumbres que certezas. Gustavo Montiel (SOEM), fue la voz cantante, acompañado posteriormente por Carlos Ortellado (Sitrasap), Ricardo Valcarcel (UPCN) y Ceferino Riela (Sitraj).
El secretario general del SOEM expresó su descontento -y el de todos los gremios- con respecto a la forma considerada como “desprolija” con la que las autoridades tratan la falta de renovación de los contratos.
“Esta grasa política, ya que a nosotros nos tratan de militantes a los empleados municipales, no ha sabido llevar a buen puerto una negociación”. Los sindicatos, que habían logrado abrir una mesa de diálogo, aseguraron que “la solución está”, y se trata de reunir al gobierno municipal junto a provincia para pedir los fondos necesarios para “poder renovarles el contrato a nuestros compañeros y que sigan en su trabajo”.
La intención de realizar la conexión entre el municipio y los funcionarios provinciales, por parte de la intersindical, es para solucionarle el problema a los trabajadores. “Tenemos familias sin el pan en la mesa”, manifestó Montiel, quien a su vez aseguró “la solución está y no va a afectar a las cuentas del municipio”, pero estimó que el problema principal es que “se ajustan al modelo económico del gobierno nacional. Hay que ajustar, se vio en Buenos Aires con los despidos masivos”.

Oxígeno.
“Planteamos dar oxígeno por dos o tres meses para que el gobierno pueda retomar el rumbo económico”, expresó Carlos Ortellado, quien a su vez aseguró que “el monto para gastar para cubrir que nuestros compañeros no queden afuera era solamente de 200 mil pesos mensuales”, cuestión que por la consideraron que era “innecesario” tener un conflicto de este calibre por ese monto en una comuna como es la de Santa Rosa. “El acuerdo no era con los fondos nacionales, sino con el Ejecutivo provincial”, dijo el sindicalista de Sitrasap.
Los gremialistas dejaron en claro que era “inútil” buscar fondos en Nación, cuando Nación estaba realizando despidos masivos.
En cuanto al estado de salud del intendente Leandro Altolaguirre, hicieron pública su preocupación y aceptaron esperar a que se reponga para tomar una decisión.
Ceferino Riela denunció que “dirigentes de la Unión Cívica Radical han salido a golpear a la Intersindical”, y además se lamentó por la salud del intendente de Santa Rosa, ya que consideró que fue el único canal de diálogo que han tenido.

“Inútiles”.
“Si nosotros somos grasas militantes, Altolaguirre se ha rodeado por una manga de inútiles, que solo han puesto palos en la rueda y demuestran que nuevamente un gobierno radical va a chocar la Municipalidad”, sentenció el dirigente del Sitraj.
“No están capacitados ni para conducir una Comisión Vecinal”, añadió. Asimismo expresó que en oportunidades anteriores le habían dicho a Altolaguirre “que no ajuste y que nos les pegue a los trabajadores”.
Los dirigentes gremiales explicaron que están en “estado de alerta y movilización”.
“Realmente estamos alarmados, que se pongan a gobernar y que hagan lo que tienen que hacer”, puntualizó finalmente el representante de Sitraj.
Por el momento, tienen asegurada una reunión para mañana a las 9 con el secretario de Gobierno, Román Molín.

Provincia ofreció pagar por dos meses.
El gobierno provincial le ofreció a la comuna santarroseña hacerse cargo del pago de los 31 contratados-cesanteados por espacio de dos meses: enero y febrero. A cambio, debían ser nuevamente incorporados mediante Resolución 247, lo que no fue aceptado por el intendente Altolaguirre.
Las negociaciones entre las autoridades pampeanas y las santarroseñas llegaron a esta propuesta el miércoles pasado. Producto de esto, el gremio SOEM, como también la Intersindical, aceptó abrir un cuarto intermedio hasta el lunes próximo, lapso relacionado con las cuestiones de salud de Altolaguirre y su vuelta al despacho oficial.
Llamativamente el viernes, para los gremialistas y los funcionarios provinciales, incluso para alguno municipal que participó de esas negociaciones, el secretario de Gobierno, Román Molín, anunció en conferencia de prensa que no se iban a renovar los 31 contratos.
“No sabemos por qué razón se tiró por tierra lo que hasta hace algunas horas era una propuesta concreta del gobierno provincial para destrabar el tema. Nadie de la municipalidad nos llamó para decir que se había rechazado la propuesta de Provincia, como tampoco nadie del gobierno pampeano tuvo alguna comunicación en ese sentido”, le dijo a LA ARENA el titular del SOEM, Gustavo Montiel.

Propuesta.
“Efectivamente, hubo una propuesta del gobierno para ayudar a resolver este conflicto”, reconoció el subsecretario de Trabajo, Marcelo Pedehontaa, aunque no dio precisiones sobre la misma.
Sí dijo que el miércoles se había reunido por ese tema con el secretario de Cultura municipal, Gabriel Gregoire, y que a partir de ese momento no había recibido ninguna comunicación desde la comuna capitalina. “El viernes, en la conferencia de prensa que dieron los funcionarios santarroseños a su regreso de Buenos Aires, escuché que (Román) Molín decía que no se iban a renovar los contratos”.
Ayer, no fue posible tener una voz oficial que explicara las razones municipales de no acceder a la oferta provincial de afrontar el pago a los contratados de enero y febrero. Funcionarios locales que no están involucrados directamente plantearon que el pensamiento del jefe comunal es que “no sirven estas soluciones transitorias, porque el problema de exceso de personal y de pagos se mantiene”.