Jorge, antes de irse, definirá la suerte del Megaestadio

El ministro dijo que hay más de 200 obras públicas que se están haciendo en la provincia, y que ocupan 1.150 obreros. Con el nuevo hospital, se empleará a 500 personas más.
El Megaestadio tendrá definido su futuro antes de terminar Oscar Mario Jorge su mandato como gobernador: en diciembre de 2015. Así lo afirmó ayer el ministro de Obras Públicas, Jorge Varela, quien aclaró que para entonces habrá quedado definida la estrategia legal a seguir por el Poder Ejecutivo para permitir la finalización de ese emprendimiento que debió inaugurar Carlos Verna, a fines de 2007, y que nunca fue terminado por problemas en la construcción del techo.
El ministro Varela explicó que está actuando una comisión presidida por el mandatario provincial, de la que participan el presidente del Tribunal de Cuentas, José Sappa, y el Fiscal de Investigaciones Administrativas, Juan Carlos Carola.
El ministro no quiso dar un plazo en el que se sabrá si se le rescinde el contrato a la firma Inarco y bajo qué metodología legal-administrativa se concluirá la obra.

Obras y empleo.
Por otra parte, el ministro Varela dijo que hay actualmente alrededor de 200 obras públicas que están en marcha en toda la provincia, las que ocupan a 1.150 operarios de la construcción. A éstos se sumarán en los próximos meses medio millar cuando comience a levantarse el nuevo hospital santarroseño, que cuenta con un presupuesto que supera los 320 millones de pesos.
El funcionario ratificó así que el ritmo de obra en la provincia es sostenido, a razón de dos licitaciones por semana y con precios ofertados que superan entre el 10 y el 30 por ciento el presupuesto asignado a cada una y a valores de fines del año pasado.
Varela, entrevistado por Radio Noticias, dio una versión opuesta a la de los empresarios de la construcción, que denunciaron haber trabajado a pérdida durante 2013 por el desfasaje generado por la inflación real que habría superado la redeterminación de precios por parte del gobierno.
El funcionario destacó que La Pampa es la única provincia donde se aplica mensualmente ese ajuste establecido por ley (de acuerdo al Indice General de la Construcción) en los valores de la obra pública, y se pagan, cuando en otros distritos las empresas contratadas por el Estado tienen deudas que se remontan a 2012.
Dijo también que los constructores nucleados en la Cámara provincial del sector reclaman una readecuación de ese instrumento correctivo de valores (en base a índices nacionales), pero con respecto a las obras con financiamiento del gobierno central, que emplea otro método.
Remarcó que el sistema aplicado a nivel local les permite a las empresas poder hacer stock de material y que mensualmente se pagan los certificados.
En cuanto a las empresas que habrían dejado de realizar trabajos en obras públicas, tal como informó aunque sin dar mayores precisiones el titular de la Cámara de la Construcción pampeana, Pablo Pessi, el ministro Varela dijo no tener conocimiento, que sí había algún problema con obras financiadas por la Nación.
“Ante cada incumplimiento del contrato, se aplican las multas correspondientes o se les rescinde, como ocurrió con Tierno y Andreatta, aunque la empresa entró en problemas por situaciones ajenas a La Pampa, por obras en otras provincias”, añadió.