Jubilados piden aporte del PAMI

AUMENTAN LOS ALIMENTOS PERO NO EL MONTO PARA LOS BOLSONES

La presidenta del Centro de Jubilados de Villa del Busto aseguró que PAMI dejó de mandar el aporte equivalente a la jubilación mínima y no tienen como costear los gastos de la sede.
La presidenta del Centro de Jubilados de Villa del Busto, Esther Helt, informó ayer que el pasado martes se realizó la apertura de los sobres que corresponden con la licitación de la mercadería que entrega PAMI y manifestó su preocupación debido a que el Centro dejó de percibir un aporte equivalente a la jubilación mínima que les permitía solventar gastos corrientes en la sede. Helt expresó además su inquietud por la falta de respuestas, y recordó que “tuvimos una reunión con miembros del PAMI -no con Enrique Juan-, y nos dijeron que va a llegar y que los cheques van a estar, pero hasta que los tengamos no sabemos que va a pasar”. Ante esto se lamentó también porque los precios de los alimentos suben pero “el precio para cada bolsón es el mismo desde el 2015”.
En diálogo con LA ARENA, Helt informó acerca de la apertura de sobres correspondientes a la licitación de los bolsones, como ocurre los segundos martes de cada mes y explicó que el bolsón “simple” o “A”, que es para 260 personas, “incluye productos por 201 pesos”. A pesar de los aumentos que se registraron en los productos que integran la canasta básica, la dirigente aseguró que el monto de ese bolsón está vigente “desde abril desde el 2015”. En cuanto al bolsón “doble”, que en las planillas figura como “B”, tiene “un monto de 309 pesos” y es, por lo general, “para matrimonios o para personas con nietos” y “son otorgados a 101 beneficiarios”.
Con respecto al bolsón “especial”, que es “para personas que padecen de diabetes, el monto es de 252 pesos y se entregan a 20 pasivos”.
La entrevistada destacó que en algunos casos sobran bolsones porque “hay personas que no pueden acercarse hasta el Centro, por el estado de las calles, por la edad, porque los taxis salen caros y en algunos casos se gastan en venir y volver a su casa lo mismo que sale un bolsón. Para lo cual tenemos tres listados, aproximadamente, de personas que quedan como suplentes”.

Buscar el más barato.
En cuanto al sistema de licitación, la dirigente explicó que “el segundo martes de cada mes abrimos los sobres -como hacen todos los centros de Santa Rosa-. Los proveedores tenían tiempo hasta las 10 de la mañana para entregar los sobres, cerrados y a partir de ahí nos sentamos a cotizar” y expresó que “vamos marcando la mercadería de cada uno, a ver cuál es más barato para ver a quién le compramos y después vos tenés que sacar la cuenta de llegar a esa plata y no pasarte del monto que tenés para gastar”. Con respecto a esto se mostró sorprendida ya que algunos proveedores habían rebajado algunos precios, por lo cual, en algunos bolsones “pudimos poner algo más de mercadería”, aunque “no es la cantidad que poníamos antes, claramente”.

Bolsones.
“Según las planillas con los precios que facilitan los proveedores se marcan los productos menos costosos ya que cada vez los precios están más caros y se eligen menos elementos”. En este sentido, Helt informó que “el bolsón simple está compuesto por una botella de aceite de 900 mililitros, una lata de arvejas, un paquete de azúcar, una lata de caballa, un paquete de 500 gramos de galletitas sin sal, tallarines, leche en polvo, y hasta el mes pasado se ponía una lata de durazno, pero no se daba harina u arroz. Ahora decidimos sacar el durazno para que tengan esos elementos. Pero hay meses que se cambia forzosamente”.
Teniendo en cuenta los altos precios registrados en varios elementos de consumo “cultural”, Helt aseguró que “tuvimos que dejar de dar yerba, té, entre otros elementos que los usuarios nos reclaman. La ventaja es que si nos dan la plata a nosotros, compramos más de lo que pueden comprar los usuarios por su cuenta”.

Servicio gratuito.
La dirigente aseguró además que en el Centro tienen otros gastos que deben ser costeados por ellos mismos y que antes no lo hacían, como el teléfono o las planillas donde se detallan que alimentos integran el bolsón: “hasta octubre del año pasado recibíamos un incentivo equivalente a la jubilación mínima, y nos ayudaba para varias cosas, pero ahora no nos llega nada desde noviembre, por lo que prestamos el servicio para PAMI de manera gratuita”.
El Centro de jubilados de Villa del Busto cuenta con el aporte de más de 650 socios que pagan 20 pesos por mes, más lo que se recauda en el Bingo que se hace cada segundo domingo de cada mes, además de otras cosas que venden en algunos eventos, por ejemplo. Helt confió aparte que de los ocho talleres que brindan tampoco reciben nada, aunque “tuvimos una reunión con miembros del PAMI -no con Enrique Juan-, y nos dijeron que va a llegar y que los cheques van a estar, pero hasta que los tengamos no sabemos qué va a pasar”. Ante esto dijo que “necesitamos respuestas urgentes para poder trabajar como nos gusta y satisfacer al adulto mayor, tanto en la entrega de mercadería como en los 10 talleres que tenemos”.