Juez ordena libertad para Muñoz y González

ROBO Y MUERTE EN EL BUTALO

El juez de control Néstor Daniel Ralli ordenó ayer la inmediata libertad de Fernando Ezequiel Muñoz y de Cristian Federico González y además les impuso una prohibición absoluta de acercamiento a menos de 300 metros, o contacto por cualquier medio ni por terceras personas, con David Emanuel Lucero y Valeria Carolina Andiarena Moyano, durante el tiempo que dure el proceso penal contra ellos.
Durante una audiencia de reexamen de medidas de coerción, el magistrado también resolvió que deberán presentarse ante la fiscalía interviniente o el tribunal las veces que sean citados, no ausentarse de los domicilios fijados sin autorización judicial y concurrir cada 15 días a las oficinas del Ministerio Público Fiscal, todo ello bajo apercibimiento de decretarles la rebeldía y disponer sus detenciones.
Muñoz, de 34 años, y González, de 40, fueron formalizados hace dos semanas por un hecho que, a priori, fue tipificado por la fiscalía como robo calificado por el uso de armas en grado de tentativa (artículo 166 inciso 2° y 42 del Código Penal) y, subsidiariamente, como robo calificado por haber sido cometido en poblado y en banda en grado de tentativa (artículos 167 inciso 2° y 42).

Puñalada fatal.
Ellos están acusados por el fiscal Máximo Paulucci de haber ingresado el 8 de noviembre a las 5.30, junto a Roberto Chaves, a la vivienda de Lucero, ubicada en el barrio Butaló, con intenciones de sustraer objetos. En esas circunstancias, Lucero y Chaves pelearon y éste último murió de una puñalada.
En la audiencia, la defensora particular de Muñoz, Vanesa Ranocchia Ongaro, solicitó la libertad de su defendido por entender que la investigación está lo suficientemente avanzada y que no existe posibilidad de que pueda entorpecerla. La defensora oficial de González, Silvina Blanco Gómez, compartió esos argumentos y agregó que los peligros que ameritaron la prisión preventiva cesaron porque ya se realizaron ruedas de reconocimiento y porque Lucero se encuentra detenido.
A su turno, Paulucci -que a partir de ahora será reemplazado por Facundo Bon Dergham- expresó que esos peligros aún existen, pero aceptó que ambos sean liberados a cambio de sustituir las prisiones preventivas por una prohibición absoluta de acercamiento y contacto de los imputados con Lucero y su mujer, Andiarena Moyano.