Juicio directo por el robo a una concesionaria

El juez Carlos Mattei decidió ayer que los dos jóvenes acusados por el asalto a la concesionaria "Mundo Automotores", el pasado miércoles, continúen en prisión en forma preventiva en el marco del inicio del procedimiento de juicio abreviado. Uno de ellos tenía salidas transitorias, ya que tenía una condena.
En la audiencia de formalización, el fiscal Fernando Fassina acusó a Santiago David Valdez, de 25 años, y a Sebastián Alexis Gallardo, de 22, por el delito de robo agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa, aunque a raíz de algunos estudios se imputará a uno de ellos la portación de arma de fuego de uso civil.
El juez Mattei encabezó en la Ciudad Judicial la audiencia donde también estuvo la defensora oficial Paula Arrigone, quien además denunció que los jóvenes fueron golpeados en las dependencias policiales donde fueron alojados. "Les dejaron las marcas de los tapones en el cuerpo", advirtió la abogada.
El magistrado declaró "procedente" el proceso de juicio directo y dispuso fijar audiencia dentro de las próximas horas para ofrecimiento de prueba de la defensa y de la fiscalía. Además, para dictar la prisión preventiva, tuvo en cuenta el peligro de fuga, principalmente, y la posibilidad que obstaculicen la investigación.
Valdez y Gallardo, que fueron encontrados en flagrancia después que el dueño de la concesionaria, víctima del robo, los siguió y los detuvo, se mostraron arrepentidos durante la audiencia. El segundo tenía salidas transitorias por una condena de 4 años y 3 meses que ahora deberá cumplir en forma efectiva.
"Tenía transitoria, pero un día salí y perdí el colectivo, como sabía que me iban a revocar el beneficio agarré y no volví, me fui a trabajar al campo", señaló Gallardo, agregando que "me hago cargo de los hechos que se me imputan, estoy arrepentido, fue el error más grande". Ambos evidenciaron en sus rostros varios golpes y raspones.
El fiscal Fassina explicó que se trató de "un hecho de gravedad inusitada" a plena luz de día y a mano armada, con disparos en la concesionaria donde "no hubo víctimas fatales de casualidad" y también "en la vía pública". Y añadió: "La violencia en el accionar está demostrada".
En tanto, la defensora Arrigone comentó que "las cuestiones de seguridad pública no pueden ser argumentos de la preventiva, y las circunstancias de disparos en la calle no se ven en la causa, el fiscal le quiere dar mayor gravedad a este hecho que ya es grave".

El hecho.
Valdez y Gallardo están acusados de robar en la concesionaria de Spinetto al 300, el pasado miércoles a las 10.40, a donde llegaron en una moto e ingresaron con los rostros cubiertos con cascos y armados con un revólver y un cuchillo. Encerraron en el baño, atados, al dueño, su hijo y otro joven y se llevaron una computado, un anillo de oro y otros elementos.
Pero antes de irse uno de ellos intentó sin éxito darle arranque a una Honda Titán que estaba a metros de la oficina pero el dueño de la agencia, Sergio Ghiglione, logró zafarse de sus ataduras, salió del baño y el delincuente le disparó estando sobre la moto que no podía arrancar.
Mientras los delincuentes huían, el agenciero los siguió en su Chevrolet Celta y al cruzar la calle Formosa, Ghiglione logró "tocarlos", lo que hizo que los fugitivos cayeran al pavimento. El propietario de la concesionaria dijo que durante la persecución le dispararon otras tres veces. Los jóvenes fueron detenidos por la Policía en la calle Chaco.

Relacionados con otro robo
Atando cabos tras la detención de Valdez y Gallardo el miércoles a la mañana, la Policía los relacionó con el violento asalto a una despensa de Plan 5000, registrado el martes a las 21.30. Dos hombres con pasamontañas entraron al local Yeni-Sol y con un cuchillo uno y un arma de fuego el otro, amenazaron al dueño y a su hija para robarse la recaudación. Huyeron en una moto roja. Posteriormente, los damnificados reconocieron las armas y el vehículo como los mismos involucrados en el asalto a la concesionaria.