Juicios directos: ¿la prueba de que hay una Justicia lenta?

Los juicios expeditivos se usan para los delincuentes que son encontrados in fraganti. Ha crecido su uso en General Pico, indican las fuentes, pero no en la capital provincial. Contrasta con las estadísticas oficiales: en marzo hubo 225 personas detenidas mientras cometían delitos.
En momentos en que el Superior Tribunal de Justicia abrió el debate sobre la aplicación del actual Código Procesal Penal, se pudo saber que uno de los institutos que contiene ese reglamento, el del “juicio directo”, apenas es aplicado en Santa Rosa. Y esto ocurre en momentos en que los datos oficiales informan que en un mes se detiene a más de 200 personas que son halladas in fraganti.
El presidente del STJ, Hugo Díaz, fue el que realizó una convocatoria a magistrados y funcionarios del fuero penal para que acerquen sus “inquietudes, propuestas o sugerencias” relacionadas con el funcionamiento del CPP que se puso en vigencia hace más de tres años, en marzo de 2011. La iniciativa, se informó oficialmente, “pretende generar un ámbito propicio en el cual se intercambien opiniones y sugerencias tendientes a optimizar esa herramienta procesal en pos de mejorar el servicio de justicia”.

Pocos casos.
El instituto del juicio directo es una herramienta procesal que permite juzgar de forma más expeditiva a aquellos que delinquen y son encontrados in fraganti en el momento del hecho. Pero parece no se utiliza en toda su dimensión, sobre todo en momentos que la sociedad reclama mayor celeridad por parte de la Justicia, o al menos que quienes cometan un ilícito permanezcan detenidos.
Este procedimiento, que está en manos de los fiscales, apenas se utiliza en la capital provincial, sobre todo ante la gran cantidad de personas que son encontradas cometiendo un robo. Las fuentes del Ministerio de Gobierno, Justicia y Seguridad consultas por LA ARENA informaron que en los tres años que lleva el CPP, apenas hubo unos cinco juicios directos en Santa Rosa. Esto se puede contrastar con lo que ocurre en General Pico y General Acha. Allí ha crecido la cantidad de estos procesos. Los voceros indicaron que en la ciudad del norte, se empezó a aplicar con más asiduidad luego del caso de Sofía Viale, la nena de 12 años que fue secuestrada, abusada y asesinada por Juan José Janssen a fines de 2012, y que sacudió a esa ciudad con un estallido social.
Una estadística de la Justicia indicó el año pasado que en el período interanual de marzo de 2012 a marzo de 2013, momento en el que hubo 2.844 audiencias y 2.398 personas judicializadas, los juicios directos fueron 63. De éstos, 61 fueron en la Circunscripción judicial II, de General Pico, y apenas dos, en la Circunscripción judicial II, en Santa Rosa. En la capital se han aplicado sobre todo en hechos de asaltos a mano armada.

In fraganti.
El juicio directo es un instituto previsto en el artículo 386 que indica que “cuando una persona haya sido detenida en flagrancia, o hubiese aceptado la autoría de un hecho, y en ambos supuestos el máximo punitivo del delito no exceda de tres años, el Ministerio Público Fiscal puede ordenar a la Policía que el detenido sea puesto a disposición del Presidente de la Audiencia de Juicio o del Juez del Tribunal de Juicio Especial, en su caso, quien resolverá acerca de la procedencia de la medida coercitiva impuesta dentro de las 24 horas”.
Un informe estadístico del Departamento Judicial publicado por LA ARENA indicó que durante marzo pasado hubo 225 detenciones o demoras en Santa Rosa, donde los autores de delitos contra la propiedad fueron encontrados in fraganti por la policía, de los 329 casos registrados. Esto indica que en el 68,4 por ciento de los hechos cometidos se identificó a los autores de los ilícitos cometidos. En tanto, en General Pico, en el mismo mes, hubo 69 detenidos in fraganti sobre 135 casos, o sea en el 51 por ciento de los hechos.
Cuando se puso en marcha el CPP actual, los especialistas dijeron que su principal virtud era que permitiría agilizar los tiempos procesales y, por lo tanto, darle mayor rapidez al servicio de Justicia. Uno de los institutos que permitía esto era el juicio directo, donde se puede dictar sentencias a las 48 horas de cometerse un delito.
Sobre el tema, el ministro de Gobierno, Leonardo Villalva, afirmó que “este año logramos, puntualmente, detectar mayor cantidad de delitos ‘in fraganti’, esto permite los juicios directos y una rápida condena al delincuente. Quiere decir que tenemos una policía que está más cerca y en eso la inversión es fundamental”.