Micros de larga distancia ofrecen descuentos por la caída de las ventas

PASAJES MAS BARATOS

Las cámaras de micros de larga distancia piden subsidios a Nación. Temen por su actividad, amenazada porque no hay tantos viajeros como los que se necesitan para sostener los costos de las empresas.
Aunque quien vaya a abordar un micro en la hora pico -después de las 22 horas- en la Terminal de Ómnibus de Santa Rosa crea que las líneas no dan abasto para transportar una enorme cantidad de pasajeros a distintos puntos del país, lo cierto es que la cuestión no resultaría tan floreciente para las empresas. Es que si bien a esa hora, y sobre todo antes de los fines de semana o vísperas de feriados esa puede ser la primera impresión, la realidad sería otra, al punto que las empresas se han visto en la necesidad de ofrecer rebajas sustanciales a los viajeros.
En algunas ventanillas el pasajero puede encontrarse con rebajas impensadas tiempo atrás -por sobre los habituales descuentos a estudiantes-, con ofertas que brindan disminuciones importantes si alguien tiene que viajar ida y vuelta a determinados destinos.

Ida y vuelta, más barato.
Por ejemplo, un viaje a Córdoba por Chevallier tiene un porcentual de descuento del 20% bajando el precio de $690 a $552; y Dumas ofrece el mismo trayecto a $690 -cada uno, cuando sea ida y vuelta-; y Pullman brinda el mismo precio a la ciudad mediterránea de $690, cuando el costo original es de $867. En tanto a Buenos Aires el pasaje cuesta ida y vuelta $1.584m cuando el costo “normal” es de $880. Andesmar estaba ofreciendo tres veces a la semana (martes viernes y domingos) traslado a Mendoza en $800, cuando hasta hace poco había que abonar $1.050. Otras empresa, como Vía Tac (que viaja a distintos puntos del país), o TUS también promocionan descuentos, en lo que aparece como una práctica que se ha extendido.

Boleterías concesionadas.
Cabe decir que las empresas tienen concesionadas sus boleterías, por lo que últimamente se advierte que en horario nocturno -sobre todo en los horarios más avanzados-, sólo un par de las boleterías permanecen abiertas. Los que tienen a su cargo las boleterías no están hoy en condiciones de tomar personal, y generalmente llevan la atención adelante ellos mismos, o en algunos casos compartiendo el tiempo con sus propios familiares.

Micros, no siempre llenos.
¿Por qué estaría sucediendo esto? Al parecer habría una retracción de pasajeros, y viajan aquellos a los que les resulta imprescindible hacerlo, y así merma notoriamente la venta de boletos. “Ustedes se engañan, porque si vienen a las 10 de la noche se van a encontrar con un gran movimiento porque a esa hora salen casi todas las líneas. Pero ni aún así los micros viajan siempre llenos… puede ser para los feriados, pero no sucede el resto de los días donde a veces parten con una docena de viajeros, nada más”, le dijo a este diario uno de los encargados de una boletería.

Competencia aérea.
La reciente aparición de los viajes aéreos todos los días a Capital Federal todavía, claro está, no tienen una notable incidencia en la cantidad de pasajes que se venden; pero no se descarta que en un futuro eso pueda suceder ante un anuncio que mantiene inquietos a empresarios dueños de líneas de micros de larga distancia.
Es que por estos días están alertas por el impacto que pueden producir en el mercado las líneas aéreas “low cost” que, se dice, en poco tiempo más podrían estar volando en nuestro país.

Vuelos a bajo costo.
No es una costumbre arraigada en nuestro país -como sucede en Europa por ejemplo- el traslado en avión, pero esa cultura podría empezar a cambiar si como se afirma algunas de las cinco líneas que se anuncia empezarán a operar próximamente.
Al contrario de lo que muchos creen la cuestión afectaría no a Aerolíneas Argentinas en particular, sino a las empresas de transporte terrestre de larga distancia, que emplea a más de 22 mil trabajadores y que traslada unos 45 millones de pasajeros por año. Muchos de aquellos puestos de trabajo podrían empezar a correr peligro cierto ante el nuevo contexto.
Norwegian (Noruega), Flybondi, Avianca (que compró Mac Air) son algunas de las compañías que para diciembre podrían estar surcando cielos argentinos, de una ciudad a otra. Naturalmente los trayectos más pretendidos son los que llevan a lugares turísticos, como podrían ser Salta, Cataratas, y lugares del sur del país como Calafate o Usuahia; pero las capitales de provincia estarían también dentro de los destinos posibles que manejan esas compañías aéreas, que en poco tiempo podrían estar duplicando la actividad que hoy se desarrolla.

Compartir