La causa sigue en el fuero federal

AVANZA LA DENUNCIA POR LA CRECIDA DEL RIO V QUE TERMINO EN REPRESIÓN POLICIAL

La Procuración dictaminó que la causa penal por la represión en el Meridiano V, por la que fueron denunciados Verna y Tierno, siga en el Juzgado Federal de Junín.
La causa penal en la que se investiga los hechos ocurridos entre los días 8 y 9 de febrero pasado cuando la policía pampeana reprimió a los vecinos bonaerenses que cortaban la ruta 188 para reclamar soluciones por la crecida del río V debe seguir en manos del Juzgado Federal de Junín, según definió la Procuración de la Nación sobre el conflicto interprovincial.
Los denunciados por delitos lesiones, abuso de armas, usurpación y daño calificado, son el gobernador Carlos Verna, el ministro de Seguridad, Juan Carlos Tierno y autoridades policiales de la provincia por el hecho sucedió en la intersección de la ruta nacional y el camino del Meridiano V, cerca del límite entre La Pampa y Buenos Aires. En principio, el juzgado de Junín declinó su competencia, pero ahora la Procuración contradijo el planteo.
“El conflicto interprovincial relativo a la gestión de la cuenca del Río V -que está siendo atendido por autoridades políticas de la Nación y las provincias involucradas- debe ser distinguido de este proceso instado ante la justicia federal por las conductas de empleados y funcionarios públicos de La Pampa, incluyendo a su gobernador, en tanto pudiesen encuadrar en figuras del Código Penal, aspecto que de manera manifiesta no corresponde a la competencia originaria de la Corte, pues no se trata de una causa civil en la que una provincia sea parte, ni concurre en ella ninguno de los elementos que permitan encuadrarla en un supuesto del artículo 117 de la Constitución Nacional”, explicó.

La represión.
En la causa, consta que en febrero una importante crecida del caudal del río V inundó una gran extensión de tierras y el casco urbano de poblados cercanos corría el riesgo inminente de inundarse. Frente a esto, según el legajo, Verna habría ordenado abrir brechas en la traza de la ruta 188 y el Meridiano (Buenos Aires), ya que estas vías estaban construidas sobre terraplenes que impedían que el agua escurra hacia zonas más bajas.
Además, se indicó que algunos vecinos de las localidades bonaerenses de Villa Sauze y Sansinena se apostaron sobre la ruta para impedir que se realizara la fractura del terreno en el Meridiano, ya que a su criterio se trataba de una acción no autorizada legalmente y podría provocar la inundación de sus pueblos.
Asimismo, en la denuncia se planteó que la policía pampeana destinada a custodiar los equipos de Vialidad Provincial que realizaban el trabajo ingresó a territorio de la provincia de Buenos Aires y dispersó a los manifestantes, que pretendían evitar el paso de las máquinas, con golpes y disparos de postas de gomas que les produjeron lesiones.
La represión dejó al menos 20 personas heridas con balas de goma y además, un joven sufrió la quebradura de una de sus piernas. El gobernador Verna sostuvo que la policía provincial “nunca salió del territorio de La Pampa”, cuando se produjeron los incidentes. Por su parte, el ministro Tierno también defendió el accionar policial para liberar la zona.