La CGT apoya a Rauschenberger

"EL DESAFIO ES SACARLE UNA BANCA A LA OPOSICION"

El candidato del PJ a las próximas legislativas, junto a su par, Melina Delú, se reunió con autoridades de la CGT. Dijo que “el elemento ordenador del peronismo es Macri” y que se percibe un “malhumor social”.
El diputado provincial Ariel Rauschenberger junto a la funcionaria del IPAV, Melina Delú; se reunieron ayer con autoridades de la Confederación General del Trabajo (CGT) a nivel local, “para intercambiar opiniones” y obtener apoyo para su campaña de las próximas elecciones legislativas.
El secretario general Luis Faggiani; su par adjunta, Marcela Urban; el concejal del PJ, Jorge Rodríguez, y el sindicalista referente de los trabajadores telefónicos, César Montes de Oca, recibieron a los candidatos.
“Nuestro interés es poder sentarnos con ellos, charlar y expresarles de parte de la CGT y los sindicatos peronistas, nuestro acompañamiento y apoyo. Queremos dialogar de manera informal para ir expresando cuáles son los problemas que tenemos desde nuestra organización y también para ver de qué manera nos vamos acercando, para proponer alternativas que a los sindicatos en particular, nos interesa ir resolviendo”, dijo Faggiani.
Rauschenberger planteó que “el gran desafío es poder sacarle una banca a la oposición, no va a ser fácil pero en la medida que estemos consolidados internamente, creo que es posible porque en esa credibilidad y fortaleza interna, vamos a poder captar el acompañamiento del resto de la sociedad, los independientes, que podemos representar. Ese es el objetivo”.

Macri.
El actual diputado agregó que “la idea como peronistas es defender los derechos de los trabajadores y en ese sentido, queremos compartir ideas y también las posibles propuestas para nuestra plataforma electoral”.
Respecto a los ejes que se tendrán en cuenta para su campaña, el legislador mencionó que se realizan reuniones “con distintas entidades intermedias, y en ese ida y vuelta la intención es recoger inquietudes que ya vamos a hacer en su momento, el lanzamiento con las propuestas que contendrá nuestra plataforma de cara a las legislativas de este año”.
Rauschenberger aseguró que “el elemento ordenador del peronismo es (el presidente Mauricio) Macri: de un lado tenemos a Macri en el gobierno nacional y por otro lado estamos nosotros, entendiendo que todo aquello que tiene olor a peronismo y a su vez entienda que tenemos que defender los intereses nacionales de los trabajadores, estará enfrente de Macri y por eso se está hablando con todos los sectores que integran el peronismo y también con aquellos que sin ser justicialistas, entiendan que nosotros somos la alternativa que vamos a encarnar y a defender esos intereses conforme nos acompañen para poder llevar adelante un proceso electoral exitoso”.

Internas.
Respecto a la posible presentación de otros candidatos que deriven en elecciones internas, el legislador aseveró que “serán bienvenidas, no es la primera vez que puede llegar a haber (internas), aparte estamos en un proceso de PASO que es obligatorio y entendemos que hay compañeros capacitados y que tienen aspiraciones lógicas; pero se está hablando para tratar de conformar una lista única. Si esto no se logra, no habrá problemas y creemos que puede fortalecer la democracia interna del partido, que haya más de una lista para las PASO”.

“Malhumor social”.
Durante la conferencia de prensa, Rauschenberger dijo que en sus recorridas por el interior provincial percibió “en la gente un malhumor social importante, y entendemos que es por un gobierno nacional que prometió un cambio en la Argentina, que habla de no volver al pasado y de pensar en el presente; pero ya se consumió más del tercio del mandato y todavía no dio ninguna respuesta a los problemas que tenía la gente y que ellos iban a solucionar. Eso no se está viendo, no tenemos presente y por eso es poco creíble que tengamos futuro, y también nos complicó en la provincia, la cuestión climática que acrecienta el malhumor social”.
Por otro lado, destacó que “en definitiva, la gente nos dice que no llega a final de mes, vamos a los centros de jubilados y nos dicen que tenemos el mismo monto que hace dos años atrás para la caja de alimentos; con lo que cada vez, son menos productos los que conforman la canasta que se les entrega. El que tiene empleo teme perderlo y el que no tiene, no lo encuentra y no parece haber soluciones a corto plazo; una situación social compleja y preocupante”.