La confusa explicación del intendente

CLOACAS DEL BUTALO

“La responsabilidad de hacer las obras es del gobierno provincial, por el convenio de servicios que tenemos entre Santa Rosa y la Provincia”, devolvió la pelota el intendente Leandro Altolaguirre, acerca de la situación del barrio Butaló. Además sostuvo que puede ser que el gobernador Carlos Verna esté “mal asesorado”, porque no es verdad que “los trabajos de mitigación los paga él y sólo él”.
El jefe comunal se mostró disgustado con “la pirotecnia electoralista” que viene desde los funcionarios del gobierno provincial, y recordó que el gobernador Verna expresó que hay una deuda histórica con Santa Rosa, y es momento de afrontarla.
–Hay una propuesta de Verna para que el gobierno provincial haga las obras del Butaló.
–No es así. El gobierno provincial nos dio un convenio para que nosotros encaremos la obra y ellos financian. Tuvimos una reunión donde observamos algunas cuestiones de ese convenio, pero además la responsabilidad de hacer las obras es del gobierno provincial por el convenio que tenemos de servicios entre Santa Rosa y la provincia.
–¿Y por qué el gobernador dijo lo que dijo?
– Quizás mal asesorado el gobernador dijo que el plan lo pagaba sólo él, y eso no es así. Porque los certificados de la obra de mitigación se envían a Nación que se los está pagando a la Provincia. Son los 40 millones que comprometió Pablo Bereciartúa para eso. Verna había prometido 160 millones para este año, y con suerte se están invirtiendo esos 40 millones que Nación está devolviendo.
–Se lo nota molesto con el gobierno provincial.
–Es que, por otro lado el Enohsa (Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento) quedó con la Provincia con respecto al plan de Mitigación que se hacía cargo del 70% de varios proyectos. En febrero quedaron que Rojo le iba a mandar los proyectos al Enohsa y a la fecha que estamos no mandó ninguno.
–¿Se han reunido con la Provincia?
–Más allá que llevamos el proyecto del primer tramo sobre la calle Macachín, le planteamos a (Julio) Bargero y Julio Rojo el mes pasado es la necesidad de reunirnos para hacer el plan de Mitigación II. Sobre el Plan de Mitigación I, ahí nos llegó la rendición.
–Usted adjudica a Verna declaraciones electoralistas.
–Sí, es así… Pero además Verna se jactó en la campaña de que iba a hacer frente a la deuda histórica que tiene la Provincia con la ciudad y lo único que pone son carteles… se olvidó que Nación le está pagando las obras de Mitigación, y no lo está informando a través de las gigantografías… Las declaraciones que vive haciendo el Gobierno provincial tienen más que ver con generar un malestar a la población que a darle soluciones.
–¿Qué es lo que reclama la municipalidad?
–Tenemos pendiente, de cuando fui a hablar con Verna, la resolución del Barrio Almafuerte, que se construyó durante su gestión en una zona inundable. Hay que recordar que el propio ministro Bargero salió a decir que había que demoler las casas y relocalizar la gente que vive ahí. Ese fue su compromiso, porque esas casas las hizo la provincia.
–¿No se lo dijo el día que fue a ver al gobernador?
–El día que me citó empezamos a hablar y en un momento entró gente de Prensa y le dijo que estaba todo listo para la conferencia con los periodistas. Yo no sabía que se hacía, pero ahí salió a decir cosas que no son ciertas, como sobre el financiamiento afirmando que era sólo de la Provincia cuando eso no es así; dijo que nosotros estábamos en falta cuando el estudio que me estaba pidiendo ya lo teníamos listo (el tema de la regulación de las válvulas).
–Pero lo cierto es que quedan mal parados con los vecinos del Butaló.
–El proyecto sobre el barrio Butaló se lo presentamos a Bargero en la reunión que tuvimos. Pero además no sé si les quedó claro a todos que Verna dijo que es para el proyecto de presupuesto del año que viene. También quiero decir que los responsables de cómo está el Butaló son hoy funcionarios del gobierno provincial, como (Javier) Schlegel, Ucciardello, y otros que ya se fueron como el intendente saliente (Luis) Larrañaga. Hoy nos quieren apurar, cuando el gobernador dijo que la solución para sacar el agua de las inundaciones en Santa Rosa era “esperen dos años que la sacamos”. Y nosotros actuamos y la sacamos. Ahora parece que algunos descubrieron el agua de Santa Rosa cuando se inundó el Bajo Giuliani.
–El Barrio Oeste Quintas también tiene problemas.
–Sí, está muy complicado, pero con una situación distinta. Lo del Butaló viene de malas intervenciones, obras que se han hecho mal. Lo de Zona Oeste Quintas es distinto, porque tiene que ver con problemas de la red, pero de otras características.
– ¿Cuánto más tiene que esperar la gente del Butaló?
–Elevamos ya la propuesta, pero el problema es que de acuerdo al convenio el municipio no hace obras, presta el servicio. Todos saben que nos encontramos una ciudad colapsada, y por eso le pedimos al ministro Bargero de reunirnos porque estamos elaborando el plan de Mitigación II, y hay que buscar la financiación.

Un reclamo por siete obras
Leandro Altolaguirre enumeró siete proyectos de obras para Santa Rosa que, según dijo, el subsecretario de Obras Públicas, Julio Rojo, tendría demorados.
El intendente aseguró que el funcionario provincial en comunicación con Domingo Lomonaco, titular del Enohsa, se comprometió a enviarle proyectos vinculados al Plan de Obras de Mitigación para la capital provincial, pero aún no lo hizo.
Mencionó entre ellos la reubicación de la traza de cañería de cloaca máxima que sirve a los barrios Empleados de Comercio, Butaló I, II y III, Vial, Jardín y Villa Santillán Oeste; la renovación de la estación de bombeo de líquidos cloacales n° 1; la renovación de la estación de bombeo de líquidos cloacales n° 2; control del nivel de la laguna Don Tomás a través del trasvase de excedentes hídricos al Bajo Giuliani; restitución del canal sur y canales afluentes–entubamiento desagües cloacales de planta tratamiento; y la readecuación y reparación de la planta de tratamiento sur de líquidos cloacales. Todas esas obras están estimadas en más de 250 millones de pesos.

“La Recova” y la cuestión legal
“No se puede tomar una decisión política, porque hay de fondo una cuestión legal”, sostuvo el intendente Leandro Altolaguirre al ser consultado acerca de la situación de la confitería La Recova.
De esa manera el jefe comunal relativizó la voluntad de los concejales, que le pidieron a la Dirección de Comercio que habilite la reapertura de la conocida céntrica confitería.
Altolaguirre de esta manera dio a entender que hasta que no se dilucide el tema legal no existen posibilidades que el local vuelva a tener actividad. “Los concejales pueden decir lo que quieran, porque ellos no son los responsables legales”, completó.

“No hay nada que impida comenzar”
La concejala del Frepam, Claudia Giorgis, afirmó ayer que la Provincia debería comenzar a trabajar en la calle Macachín, entre Unanue y Santiago Marzo, pues aseguró que el proyecto para ese sector del barrio Butaló ya está en manos de la APA, junto a otro más general para toda la zona afectada.
Giorgis dijo que cuando Verna recibió en julio a Altolaguirre, el intendente llevaba cuatro meses pidiéndole audiencia. Recordó que fue el bloque del Frepam quien denunció que la obra se había realizado mal durante la intendencia de Luis Larrañaga (PJ) y que recién en julio el gobierno provincial lo reconoció y se ofreció a financiar la nueva obra.
A diferencia de lo que planteó el intendente, respecto a que debería ser la Provincia la que proyecte, licite y ejecute la obra, además de financiarla, Giorgis sostuvo que no había problema en que la comuna se hiciera cargo pero cuestionó que le exijan una celeridad que no piden a otros proyectos.
Puso como ejemplo la obra de colocación de mallas para el Butaló. “Para esto Provincia le pagó 300 mil pesos a (Nicolás) Etchevarría, que era el director de Dagsa (en la gestión de Larrañaga), responsable de la obra mal hecha, y le dieron 90 días de plazo para realizar el proyecto”, afirmó. El ex funcionario ahora trabaja en el sector privado.
“El gobernador le tiró al intendente la realización del proyecto no solo de la parte irregular sino los Butaló I, II y III, Jardín y Vial, con red de agua, de cloacas, veredas, asfalto, etcétera. El municipio presentó ese proyecto y con más urgencia elevó lo de la calle Macachín. Tenemos que empezar rápidamente por ahí”, sostuvo en diálogo con Radio Noticias 99.5.
–¿Pero Rojo dice que no lo presentaron?
–La comuna llevó un proyecto general (para todos los barrios) y otro más puntual sobre la calle Macachín, por 5,8 millones. Se acordó con los vecinos empezar por la calle Macachín. No hay nada que impida comenzar. Estas obras no son obligaciones de los municipios sino de la Provincia. A ninguna municipalidad se le pide este tipo de proyectos, porque la Provincia tiene mayor capacidad técnica. Igualmente, no renegamos de eso, porque es la oportunidad para aprovechar a mejorar todo, pero que no nos pidan tiempos que ni ellos le piden a los suyos. La calle Macachín se puede iniciar ya.

“Hay que intervenir urgente”
El administrador provincial del Agua, Julio Rojo, confirmó el anticipo de este diario respecto a la demora de la Municipalidad de Santa Rosa en presentar el proyecto para la obra de agua y cloacas en los barrios Butaló I, II y II, Vial y Jardín de la ciudad de Santa Rosa. “Hay que intervenir urgente. No solo con las cloacas, sino también con las obras de agua necesarias para corregir la situación que realmente es caótica. Estamos todos muy ansiosos por resolver esto lo antes posible”, dijo.
Ayer, este diario reveló que a dos meses de la reunión entre el gobernador Carlos Verna y el intendente Leandro Altolaguirre, la comuna todavía no envió el proyecto para la obra del Butaló. En aquel encuentro, en el mes de julio, en la Casa de Gobierno, el mandatario provincial se comprometió a financiar la obra en el Butaló y, a cambio, pidió que la comuna elaborara el proyecto, licitara y ejecutara la obra.
-¿Todavía no recibieron nada del municipio?
-Desde el 21 de septiembre, tenemos en nuestro poder una documentación que presenta la comuna para realizar la obra. Esta documentación consta de un pliego, una pequeña memoria, dos planos de planialtimetría y un computo y presupuesto para ejecutar una parte de la obra. Esto fue como respuesta a lo que, en su momento, el 26 de julio, el gobernador le entregó al municipio, un modelo de convenio en el que Provincia se comprometía a financiar la ejecución de las obras. Allí dice que la comuna tiene a su cargo el diseño, la contratación, la ejecución, inspección y mantenimiento de las obras del Butaló, que pidió la propia comuna. Hasta ahora, no hemos tenido respuesta respecto a si están de acuerdo con estas condiciones. Lo principal para iniciar esta obra es resolver el tema del convenio.
-¿Cuál es la razón de la tardanza?
-Eso no se lo puedo responder. Esto quedó en manos del municipio. Estos convenios se pueden ajustar, estamos dispuestos en reajustar los articulados accesorios, salvo el principal, que dice que la Provincia se compromete a financiar y la municipalidad a realizar el proyecto. A partir de ahí no tuvimos ningún tipo de respuesta.
-¿Qué artículo ofrecen cambiar?
-Me enteré por los diarios de que hay un artículo, que dice que a los 30 días las partes pueden rescindir el acuerdo, que interpretan que no daba garantías respecto a que se pudiera cumplir con el fin de esta obra. Eso no es una complicación ni va a enredar el acuerdo entre las partes. La Provincia está dispuesta y está esperando. Les hemos planteado por escrito que estamos elaborando el Presupuesto 2018 y tenemos que tener la previsión presupuestaria, pero si no sé cuánto es el valor de la obra y cuánto el plazo que llevará ejecutarla…
-¿Quién debe licitar la obra?
-La licitación la debe realizar el municipio de acuerdo a los procedimientos que tenga previsto. Somos los que estamos más ansiosos que ninguno para empezar a resolver esto.
-El monto calculado en los pliegos es de casi 6 millones de pesos.
-Eso es lo que presentaron como primera etapa. Cuando se inició este proceso el gobierno está dispuesto a resolver el problema integral. Esto que presentaron, es cambiar cañerías tanto de aguas como de cloacas, más las acometidas, de un sector entre la calle Macachín, entre Unanue y Santiago Marzo. Es lo que ellos calcularon en función de un análisis técnico, como hacer un cómputo. Estimaron 5,8 millones de pesos. Sobre esto no tenemos objeciones, pero creemos que la solución debe ser integral, que va a requerir de un importe de dinero mayor a este.
-Cuando se comunican informalmente con la gente del municipio, ¿qué les dicen?
-Que el convenio lo está analizando el área legal del municipio, lo cual no es ilógico, el tema es que llevamos esperando desde el mes de julio. Hace tiempo que estamos tratando de juntarnos y nos dicen que lo tiene el área legal.

El pedido de los concejales
El argumento del intendente Leandro Altolaguirre respecto a que la obra del barrio Butaló debería proyectarla, licitarla y ejecutarla el gobierno provincial y no solo financiarla, como propuso el gobernador Carlos Verna, se contradice con la comunicación que el 29 de junio de este año aprobó el Concejo Deliberante a instancias del bloque de concejales oficialistas.
Impulsada por la concejala del Frepam, Claudia Giorgis, titular de la bancada oficialista, la iniciativa solicitaba el intendente de la ciudad “la realización, por segunda vez, de la obra de Renovación de la Red Cloacal del Barrio Butaló de la ciudad de Santa Rosa”.
“De no contar la órbita municipal con los fondos necesarios para la realización de esta obra, acompañamos al Ejecutivo Municipal en la realización de las gestiones pertinentes ante el gobierno provincial y/o nacional para la obtención de dichos recursos”, decía el segundo artículo.
La solicitud al intendente se aprobó por mayoría, gracias al voto de los seis concejales del Frepam y el de la concejala del Frente Pampeano para la Victoria, Alba Fernández. El financiamiento fue lo que Verna ofrecería un mes después, en la reunión con Altolaguirre en el Centro Cívico.