La contaminación visual, un problema más en la ciudad

CARTELERIA LUMINICA PUEDE LLEGAR A TORNARSE PELIGROSA

En la ciudad se advierte un tránsito cada vez más caótico -con un numerosísimo parque automotor-; y un progresivo aumento de la contaminación ambiental, sonora y al parecer también visual.
Si bien hay ordenanzas que tienen que ver precisamente con el ambiente, no se conoce que alguna tenga en cuenta una que debiera empezar a considerarse para hacer menos perturbadora la vida de los santarroseños. La contaminación ambiental es, en las grandes ciudades, todo un problema que afecta sin que casi los pobladores se den cuenta de lo que está sucediendo.
Se sabe que en algunos lugares -en Capital Federal y sus autopistas y avenidas se tomaron algunas determinaciones en ese sentido- se está trabajando para que la situación provoque menos problemas. Hace algún tiempo se conoció de una circunstancia muy especial en la avenida Lugones -en cercanías de la cancha de River, una suerte de “corredor publicitario”-, donde aparecía la modelo Araceli González en sugerente ropa interior, lo que provocó más de un choque ante la distracción de los automovilistas.

Distracción para automovilistas.
Sin que todavía se produzcan situaciones parecidas, por aquí se ha empezado a disponer de una cartelería publicitaria que -de no reglamentarse- estará en algún momento destinada a distraer a los conductores convirtiéndose en un aporte más al ya confuso tránsito santarroseño.
Y como dicen que para muestra alcanza un botón, basta con ver la foto que ilustra esta nota. Una pantalla led, colocada en avenida Ameghino, frente al estadio Mateo Calderón, resulta un atractivo casi irresistible para los automovilistas que se desplazan desde el sur -donde cruza la avenida de circunvalación- hacia el centro de la ciudad. Es que ese “cartel” -al atravesar precisamente la Santiago Marzo, que está en una posición más elevada- queda exactamente a la altura de los ojos de quien maneja un vehículo. Es imposible no mirarlo.
Algunas distracciones, todavía, no produjeron accidentes, pero en cualquier momento no debiera extrañar. Es un sector donde los autos transitan rápido, y si a eso se le suma la contaminación visual se estaría ante un cóctel perfecto para generar un problema. Uno más.
Simplemente cabe advertir sobre una cuestión que puede tornarse aún más problemática. Solo eso.