La Corte desmiente al STJ: “La oficina de violencia no funciona”

EN EL MAXIMO ORGANISMO NACIONAL SORPRENDIO LA ASEVERACION DE FERNANDEZ MENDIA

La Corte Suprema de Justicia no fue notificada sobre la apertura de la Oficina de Violencia Doméstica que depende del Superior Tribunal, según fuentes consultadas.
La Corte Suprema de Justicia de la Nación todavía no fue notificada oficialmente sobre la apertura para la atención al público de la Oficina de la Mujer y Violencia Doméstica, que depende del Superior Tribunal de Justicia en La Pampa.
La fuentes del máximo tribunal del país que fueron consultadas ayer por LA ARENA confirmaron que la dependencia provincial “no está atendiendo al público, que es lo más importante, y nunca informaron de la apertura oficial”.
La oficina fue creada en La Pampa el 30 de abril del año pasado por Acordada 3351 del Superior Tribunal, a funcionar bajo su órbita. Es decir, ya pasó más de un año y la dependencia aún no se encuentra abierta al público. No atendió ninguna denuncia.
Cuando se ponga en funcionamiento, la dependencia que atenderá la problemática de violencia de género con un abordaje integral formará parte de la Red Nacional de Oficinas de la Mujer y Violencia Doméstica Provinciales.
Por ahora, las provincias de Salta, Tucumán, Santiago del Estero y Santa Cruz y la ciudad de Buenos Aires, que depende directamente de la Corte Suprema, ya tienen sus oficinas en la red nacional.
Estas provincias llevan adelante una política proactiva en la prevención, promoción y protección de los derechos humanos de las mujeres y presentan permanentemente estadísticas, en cumplimiento de sus funciones.

Sin información.
Hasta ayer, las autoridades de la Corte Suprema no fueron notificadas sobre la apertura ni el funcionamiento de la oficina en La Pampa, según confirmaron los voceros consultados, a pesar de las declaraciones del STJ que indican algo diferente.
Esto contradice al presidente del STJ, Eduardo Fernández Mendía, quien afirmó que “está funcionando”, pero que “se están cumpliendo etapas”, algo que tampoco fue informado a la Corte.
El diputado Abel Sabarots (Frepam), contrariamente, denunció que la Oficina de la Mujer y de Violencia Doméstica aún no está en funcionamiento en la provincia e incluso presentó un pedido de informe al STJ para que explique los motivos de la demora.
Según advirtió el legislador radical, la Oficina pampeana tiene los recursos humanos capacitados, incluso con una capacitación brindada por la Corte en febrero de este año, un lugar físico para la atención en la Ciudad Judicial de Santa Rosa y el equipo interdisciplinario de profesionales.
La dependencia facilita el acceso a la justicia y se brinda asistencia a las personas afectadas por hechos de violencia las 24 horas, se reciben presentaciones espontáneas y casos derivados de hospitales, comisarías, ONG’s y ofrece información elaborando estadísticas locales sobre la problemática.

Otra respuesta.
Presionados por la mediatización de la problemática, los ministros del STJ salieron a respaldar en conjunto a Fernández Mendía e informaron sobre diversas reuniones con el procurador general Mario Bongianino y el defensor general Eduardo Luis Aguirre, para “aunar esfuerzos frente a la violencia doméstica y de género, una problemática que se ha incrementado sustancialmente en el ámbito judicial en los últimos años”.
“Las partes convinieron en señalar que la Corte, al impulsar la creación de oficinas provinciales, lo pensó más en el marco de un procedimiento penal inquisitivo y no acusatorio, como el que rige en La Pampa”, agregaron. Ante ello, “coincidieron en la necesidad que el STJ colabore con el Ministerio Público permitiendo que personal de la Oficina de la Mujer y Violencia Doméstica, a cargo de Marién Cazenave, trabaje en forma conjunta con los equipos de la Oficina de Atención a la Víctima del Delito y a los Testigos, que depende de la Procuración, y con los defensores civiles y penales”, se indicó.

Facultades.
“Como la Oficina no tiene facultades para denunciar un delito en nombre de las víctimas, aunque sí de acompañarlas a una fiscalía a realizar la denuncia, también acordaron la necesidad de evitar esa duplicación de esfuerzos y la revictimización de las personas damnificadas. En ese mismo contexto, el STJ mantendrá contacto con autoridades provinciales y municipales para coordinar tareas junto a otros organismos con funciones similares, tales los casos de la Dirección Provincial de Prevención y Asistencia de Violencia Familiar, el Área de Género de la Policía de La Pampa y las oficinas locales”.
Con ello, según consideró el tribunal, “queda ratificado, como dijo públicamente el presidente Eduardo Fernández Mendía, que la Oficina estuvo y está en funcionamiento y también que jamás en todo este tiempo la Corte hizo alguna objeción. Incluso tampoco es cierto que el organismo está desde febrero en condiciones plenas de funcionamiento. En ese momento, profesionales de la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte vinieron a Santa Rosa a brindar unas jornadas de capacitación, pero aún no se habían habilitados los cargos faltantes”.

Compartir