“La fiesta de egresados, es como la despedida”

EL PRESIDENTE DE LA FEPAMCO Y LA SITUACION DE LOS PUEBLOS

Carlos Santarossa, el nuevo titular de la Federación, es el presidente de la Cooperativa de Servicios de Arata. Desde allí aportó su visión de lo que ocurre en las pequeñas localidades pampeanas, donde los jóvenes son expulsados por falta de oportunidades.
“En las pequeñas localidades los números no cierran, entonces no va nadie”, explicó Carlos Santarossa. Así daba cuenta de por qué cooperativas pequeñas como la de su pueblo, Arata, prestan servicios de televisión por cable desde mucho antes que lo hiciera la de Santa Rosa, que debió luchar por años hasta conseguirlo. Se trata de una cuestión de mercado. Ningún operador con fines de lucro se preocupó porque la entidad les quitara esos abonados.
Pero esa “ventaja” es una consecuencia del fenómeno de envejecimiento que padece la población de las pequeñas localidades de La Pampa, donde la juventud se ve casi obligada a marcharse. “Allá se dice siempre que cuando hacés la fiesta de egresados del secundario estás haciendo la despedida de los chicos”, graficó Santarossa.
La cuestión es sencilla: “El que termina el secundario se va a estudiar y cuando se recibe no puede venir a ejercer su profesión, salvo excepciones. Una promoción de egresados de Arata es de 20 chicos. Y el que no se va a estudiar, que elige trabajar, también se va”, explicó Santarossa, invitado al programa La Parte y el Todo, que emite CPEtv.
-¿No hay emprendimientos que puedan generar trabajo?
-En las localidades pequeñas, donde no hay un emprendimiento grande, de envergadura, todo pasa por el Estado municipal.
-¿Y el campo?
-En Arata prácticamente no queda gente en el campo. El ejido es muy pequeño, al igual que la localidad.
-Va envejeciendo la población.
-Se van tornando pueblos de gente grande. Es una realidad en todos los pueblos de La Pampa. Lo que tenemos a favor que es todos los pueblos de La Pampa contamos con todos los servicios, algo que se nota mucho cuando uno pasa el límite hacia Córdoba, por ejemplo, en Huinca Renancó, donde no hay gas natural.
Para el presidente de Fepamco, las localidades carecen también de personas con mentalidad empresarial. “Muchas veces no logramos que el vecino tenga una mentalidad empresarial, que aquel que tenga una pequeña industria piense en tomar más personal, expandir su producción y venderla afuera de la localidad. Esperemos que esta situación se pueda paliar con los micro créditos que está impulsando el gobierno provincial a través del Ministerio de Desarrollo Territorial”, se esperanzó.
-¿Cierran los números en una cooperativa tan pequeña como la de ustedes?
-Nunca nos cierran los números. Tenemos mucha austeridad. Nuestros vehículos son viejos. Siempre necesitamos la ayuda de la presencia del Estado. Somos muy buenos administradores, pero, en los lugares pequeños como Arata, no podemos hacer las inversiones iniciales. En Arata, hace algunos años, comenzamos a prestar el servicio de sepelio. No teníamos dinero para hacer una sala velatoria, pero logramos que se haga una sala municipal la cual fue entregada en comodato a la cooperativa. Es un ejemplo de trabajo mancomunado entre el gobierno y la cooperativa.

Compartir