La laguna, a punto de colapsar

LLOVIERON 22,8 MM. EN DOS HORAS Y SUBIO 10 CENTIMETROS. BOMBEARAN AGUA A OTRO CUENCO

La comuna corre una carrera sin pausa contra la crecida del espejo de agua. El parque recreativo volvió a ser clausurado. El cuenco norte ya está al límite de su capacidad y buscan aliviarlo bombeando el agua a otro ubicado cerca de los piletones de obras sanitarias.
Entre la 1.15 y las 3.15 del domingo se desató en Santa Rosa una fuerte tormenta eléctrica que vino acompañada por un intenso chaparrón y algo de granizo. En la estación del Servicio Meteorológico Nacional, en el aeropuerto local, midieron 22.8 milímetros. Ayer, un vecino de Villa Santillán, a pocos kilómetros del pluviómetro oficial, aseguraba que el suyo propio le indicaba que habían caído 37 milímetros.
Como cada vez que hay precipitaciones, buena parte del agua que cae en la ciudad escurre hacia la laguna Don Tomás, la cual ya estaba en una situación crítica. El secretario de Obras Públicas de la ciudad, Mario Cortina, aseguró que el nivel del espejo de agua estaba en 2,18 metros y subió a 2,28 tras el chaparrón de la víspera.
“Tenemos al límite la capacidad de la laguna Don Tomás y estamos trabajando solo con una de las bombas arroceras, porque la otra se la llevaron para el norte provincial”, aseguró ayer Pablo Pera Ibarguren. El funcionario municipal tiene a su cargo la línea de reclamos del municipio, 147. Consultado por LA ARENA aseguró que la lluvia no había generado inconvenientes a los vecinos pero advirtió que la preocupación de la gestión estaba puesta en el nivel de la laguna.
Cortina estuvo en horas de la mañana en el Parque Don Tomás monitoreando la situación. “Habíamos decidido reubicar la bomba arrocera pero desistimos hasta bombear un poco más. Cuando estábamos analizando eso nos llovió otra vez”, explicó. Ese equipo, que pertenece a la Administración Provincial del Agua es el que utilizan para sacar agua del cuenco principal y verterla en el cuenco norte, ubicado al norte de la Cruz, del otro lado de la calle Alfonsín.
-¿Dónde quieren colocar la bomba arrocera? consultó este diario.
-Vamos a ubicarla en un lugar para sacar agua del cuenco norte y tratar de llevar a un cuenco superior (al sur de los piletones de obras sanitarias). Es la zona donde desemboca un canal de la calle Maldonado, en el barrio San Cayetano. El canal costea la planta de tratamiento de agua y desemboca en un cuenco superior, más arriba de todo. Está más al norte todavía que el cuenco norte. En ese punto vamos a tratar de sacar agua del cuenco norte. Supongo que se ha hecho muy pocas veces. Hace mucho que no se hace.
-¿Cuál es el objetivo de esa decisión?
-Las idea es tratar de bajar el cuenco norte. Como está vinculado al que está en el pluvial de la calle Santa Cruz y en el de la calle Catamarca, por ende vamos a bajar sobre todo la cantidad de agua que tiene esa parte de la Santa Cruz, que es la más crítica para los vecinos. Lo que sí es cierto es que funcionaron perfectamente los pluviales. Como están limpios, se llena la laguna. Al estar alta la laguna, los pluviales están llenos de agua. El puente de la calle Stieben, al lado de la Casa de la Cultura, está casi al pelo de agua.
-¿Dónde está el cuenco al que van a bombear el agua ahora?
-Está al sur de la planta de tratamiento de líquidos cloacales del norte de la ciudad. Ese cuenco es el que recibe agua del canal de la calle Maldonado (paralela a la Pilcomayo), que está en la parte norte del barrio San Cayetano. El canal parte en Stieben y Maldonado, en sentido este a oeste, y luego baja hacia el sur, atraviesa Pilcomayo, sigue bajando, pasa por el costado de las piletas de tratamiento y llega a ese cuenco, un gran cuenco. Vamos a tratar de vincular, con un bombeo con la arrocera, ese cuenco y el norte. Vamos a tratar de liberar agua del cuenco norte y llevarla a ese otro para tenerlo como reservorio.

Compartir