La misma tierra, 100 años después

HANEEN NASSER YA ESTA EN VUELO HACIA LA ARGENTINA: LLEGA HOY A EZEIZA

Cuando llegó a la argentina en 1906, Yousuff Bedis no se llamaba así. Su verdadero apellido era Mrad pero le sugirieron cambiarlo para conseguir trabajo. Junto a unos hermanos y primos, el joven se instaló Rosario dejando atrás Rachaia Al Foukhar, una ciudad del sur del Líbano que limita con Israel. En Santa Fe su primera ocupación fue en el ferrocarril. Fue allí, muy cerca del río, donde se enamoró de su prima Faride y se casó. Azotados por las necesidades, en pocos años los Bedis se dispersaron y algunos fueron a parar al valle de Río Negro. Youssuf no los quería lejos y terminó afincándose en General Acha.
En La Pampa el hombre instaló un tallercito para hacer vasijas de cerámica, se armó de un carro y se dedicó a recorrer los campos como mercachifle. Con el tiempo llegó a tener siete hijos y un almacén de ramos generales. Un día de invierno, cuando recorría los campos, cayó una helada tan terrible que Youssuf tuvo que se abrigarse con todo lo que tenía encima y se echó a dormir debajo del carro. El frío caló tanto en el cuerpo del libanés, que unos días después, se murió. Tenía 47 años.
La historia del abuelo de Zulma Bedis, hoy presidenta de la Asociación Arabe de La Pampa, es la de tantos inmigrantes que llegaron al país a principios del siglo pasado. Hoy, 110 años después, hay trayectorias que se le parecen: jóvenes que escapan del fuego, como Hannen Nasser, la muchacha que llegará hoy al país para instalarse en La Pampa, escapando de una guerra sangrienta que dejó en seis años a casi 300.000 muertos y 12 millones de refugiados. Luego de que LA ARENA diera a conocer la historia de Haneen, su nombre estuvo en los principales medios nacionales y en las redes sociales. Ahora, mientras usted lee estas líneas, ella está volando a la Argentina.

Asociación
Si bien la promotora de la venida de Haneen es María Belén Nazer, una prima de Parera que la conoció por Internet en 2012, la Asociación Arabe de La Pampa encabezó el reclamo para acelerar los trámites en Cancillería. La institución tiene 52 años de historia y una sede en la esquina de Molas y Viniegras. Cada mes y medio los socios se juntan para compartir cenas con comidas típicas. También se encargan de mostrar la cultura árabe en las fiestas de las colectividades, siempre con fines solidarios. “Lo que se recauda en cada feria lo destinamos a una institución. La nuestra intención es encontrarnos con los “baisanos” y que siga ese espíritu de ayuda mutua”, dice Zulma que hoy irá a recibir a Haneen a la CABA.
-El gobierno nacional prometió que iba a traer 3.000 refugiados Sirios al país ¿la llegada de Hannen tiene que ver con eso?
-No. En este caso fue la familia de Parera la que le pagó el pasaje. El gobierno no le dio nada, solo permitió su ingreso. Acá en La Pampa todos estamos de acuerdo a darle una mano
-¿Y qué va a hacer cuando se instale en Parera?
-Ella es fotógrafa y sabe idiomas. Puede hacer muchas cosas. Por suerte ya tiene muchos ofrecimientos para trabajar y gente que se ofrece para llevarla a conocer el país. Yo pienso que se va a insertar muy bien.
-¿Cómo se preparan para el ágape de recibida? ¿Va haber comidas típicas?
-Nos preparamos con mucho entusiasmo. Pero no van a haber comidas árabes porque ella debe estar cansada de eso (risas): habrá empanadas y asado. Sabemos que le gustan muchos las verduras y ya estamos armando el menú.

Compartir