La policía atrapó “in fraganti” a un extorsionador y lo metió preso

PEDIA DINERO A UN BANCARIO

La historia es la siguiente: hace un tiempo, no sabemos cuánto, una mujer a la que llamaremos “A” comenzó una relación con un hombre al que llamaremos “B”. Antes de conocer a “B”, la mujer había mantenido una relación con otro hombre al que llamaremos “C”, este último casado, 52 años, con hijos, empleado de una entidad bancaria de la ciudad. Aparentemente la relación entre la mujer y el hombre casado no estaba del todo terminada cuando comenzó la relación con “B”, situación que este último aprovechó para extorsionar al bancario: el viernes pasado le pidió 10.000 pesos a cambio de no contarle a la madre de sus hijos que había mantenido una relación amorosa con su actual pareja.
“Cuando le pidió plata por primera vez, el hombre casado le entregó la suma temiendo que su mujer se enterara. Dos días después, el extorsionador volvió a pedirle 10.000 pesos. Fue entonces que el bancario se dio cuanta que estaba metido en una historia de nunca acabar y decidió hacer la denuncia”, dijo una fuente judicial abocada a la investigación de la causa.

Esclarecido.
El caso se resolvió el martes cuando una comisión encubierta de la policía acompañó al bancario a la cita que había acordado con el extorsionador (que tiene 31 años) para pagarle la segunda suma de dinero. El lugar elegido fue el Automóvil Club Argentino, ubicado en Gil y San Martín, frente a la Plaza San Martín.
“Cuando el extorsionador llegó a la estación de servicio, lo detuvieron. Ahora está alojado en la Delegación Sur y mañana (por hoy) enfrentará un juicio directo. La pena estipulada por el delito de extorsión no es para nada menor: tiene 5 años de mínima y no es excarcelable. El acusado tiene antecedentes penales por lo que seguramente irá preso”, indicó la fuente.
Las pruebas que la fiscalía tiene en su poder comprometen al imputado: además del video en el que puede verse cobrando el dinero, la pesquisa cuenta con mensajes de texto y el registro de las llamadas en donde consta la presión que sufrió el bancario. “El acusado no es un principiante, es un tipo que está acostumbrado a manejarse así”, concluyeron las fuentes.

Compartir