“La situación es peor de lo que muchos suponen”

SE PARO LA INSTALACION DE EQUIPOS DE GNC

El propietario de una de las empresas que colocan equipos de GNC en Santa Rosa, reconoció que la situación es peor de lo que se cree. Tuvo que despedir empleados y teme cerrar su empresa tras 15 años de trabajo.
La crisis económica, producida por los fuertes aumentos que se vienen registrando desde principio de año, se ha notado fuertemente en varios rubros. Como ya había advertido la Cámara de Expendedores de Combustibles, Lubricantes y Afines (Cecla) el sector de ventas de GNC está atravesando una fuerte crisis en la provincia.
Fabio Bernardelli, con 15 años de trayectoria en la implementación de equipos de Gas Natural Comprimido, propietario de ECO-GNC, uno de los dos talleres de Santa Rosa encargados de montar equipos de GNC, coincidió con la advertencia de la Cecla y manifestó que la situación “está más complicada de lo que muchos presuponen o imaginan”.
El hombre trabaja en su taller, “levantado con mucho sacrificio, porque yo aposté al trabajo, a tener más gente trabajando, más herramientas, a brindar mejor servicio y hoy en día me digo ‘me equivoqué’, porque nos están enseñando que no sirve trabajar”.
Con respecto a la situación económica que vive el país manifestó que “son las reglas del juego, y nos tenemos que adaptar, sino seguramente vamos a haber muchos comercios que vamos a desaparecer, y no sólo en el rubro del GNC”. También dijo que tuvo que recortar el número de empleados y, “si esto sigue así”, probablemente tenga que volver a hacerlo.

Situación.
Bernardelli sabe que la situación es muy complicada. No sólo para el rubro en el que él trabaja, sino para todos: “Se ha atacado a la clase media, generalmente media baja, con un artículo que es indispensable para el trabajo de muchos, como son los taxis, remises o la gente popular que se maneja durante todo el año en auto. Era una manera de abaratar costos que teníamos la mayoría de los que usábamos GNC”, dijo y añadió que “nos quitaron una herramienta de ahorro para las clases sociales media y baja. La clase alta no lo usa, prefieren utilizar nafta o gasoil”.
Sumado a los aumentos de gas y luz, que afectaron directamente a los consumidores de GNC, Bernardelli aseguró que hay algo que ayuda a empeorar la situación: “La Pampa se encuentra en zona patagónica, tuvimos un 20 por ciento de descuento en los combustibles líquidos y eso perjudicó muchísimo a los que vivimos de la venta de equipos o a los mismos estacioneros que tengan únicamente venta de GNC. El que tenga mixto, supongo que debe estar algo mejor”. “Pasamos de tener unos negocios que eran rentables a tener unos negocios que vienen decayendo día a día y los mantenemos simplemente a esfuerzo y lo que hemos logrado con años de trabajo lo venimos perdiendo, día a día, sobre todo en estos meses. Es muy preocupante, y la industria del GNC es grandísima”.
En nuestro país, por ejemplo, hay fábricas de equipos de GNC. Una de las cuestiones es que varios de los elementos utilizados para fabricar un tubo de gas son de origen extranjero y tienen un costo altísimo.

Despidos.
Una de las decisiones más difíciles para Bernardelli fue haber tenido que dejar sin trabajo a dos empleados. “Lamentablemente tuve que sacar a dos personas, cuando tenía cinco empleados. Y como que esto siga así voy a tener que seguir sacando gente, cuando el empleado es indispensable” manifestó y expresó que “tuve que tomar la medida de empezar a hacer otras cosas dentro del taller, que están indirectamente relacionadas con el GNC, como service, cambio de aceite, mecánica ligera y cualquier otra cosa que, aprovechando las instalaciones que tengo, me lo permita”.

Costos y aumentos.
Bernardelli reconoció que el costo de la colocación de un equipo de GNC ha variado con el tiempo: “tuvieron un aumento relativamente sustancial a principio de año, que fue cuando todo se disparó y nadie sabía a ciencia cierta el precio de las cosas. Hubo un aumento grande del 40 por ciento, y después tuvimos unos aumentos más pequeños. Aunque también han ido disminuyendo los precios”. Además aseguró que “no es que no se coloquen por el precio que tienen, que hoy varían entre 15.000 y 25.000 pesos, acá la situación es que la gente no tiene ni 15, ni 25 mil pesos destinados para colocar un equipo de GNC”.

Compartir