La UCR se debe un debate interno, dice Kroneberger

"PARTIDO ALETARGADO"

La semana pasada, los referentes de la Unión Cívica Radical de La Pampa analizaron la actualidad del partido y, en coincidencia con Antonio Berhogaray, coincidieron en que el partido está “dormido” y que falta “una figura aglutinante y convocante”. En el marco de los 125 años de la fundación de la UCR y de los 50 años del derrocamiento de Illia, el diputado nacional Daniel Kroneberger también sumó su voz al diagnóstico.
“Soy uno de los que ha planteado esta preocupación de que el partido esté adormecido. Sufrimos una etapa adversa en el 2001 en la cual le costó rehacerse y logramos con los años rearmarnos, tener representación legislativa y ejecutiva en el país, y gobernaciones que en el marco de cambiemos como Jujuy, tienen un origen radical. Por lo tanto creo que el radicalismo no está mal, pero se debe un debate importante sobre cuál va a ser nuestro fututo y cuál va a ser el rol nuestro dentro de Cambiemos. Hoy no tenemos un liderazgo absoluto y nacional que pueda ejercer un arrastre hacia lo territorial”, dijo el legislador a LA ARENA minutos antes de emprender vuelo a Tucumán donde se celebrarán los festejos por el Bicentenario de la Independencia.
-¿Se siente parte del Gobierno de Cambiemos?
-Eso es una cuestión particular de cada uno. La decisión de unirnos al PRO se decidió en una convención en Gualeguaychú y fue una decisión que fue en sintonía con lo que nos pedía la sociedad y muchos radicales. Se debía poner coto a tantos años de kirchnerismo. Ese era el objetivo. Obviamente que tenemos diferencias con el PRO. Por eso las leyes que tratamos en el Congreso son discutidas y los radicales ponemos límites haciendo prevalencias sobre nuestros ideales.
-¿Tiene los lugares de gestión que pretendían cuando decidieron armar el frente electoral?
-Nunca se discutieron cargos. Solo se debatió si era posible armar una alianza. El radicalismo aportó bastante para que Macri sea presidente y a mi juicio debería tener algunos grados de representación efectiva. En las provincias y en el Gobierno nacional.

Compartir