La banda de narcos se negó a declarar

Según fuentes de la investigación, la mayoría de los detenidos sospechados de formar parte de una banda que traficaba cocaína, con epicentro en Santa Rosa, se negaron a declarar ayer a la mañana ante la jueza Federal Iara Silvestre. El único que habló, ante la magistrada en la sede de la avenida San Martín oeste, habría sido el líder de la organización. Ahora la jueza tiene diez días para resolver si le dicta el procesamiento a los imputados o la falta de mérito. Los sospechosos se encuentran alojados en sedes policiales del interior de la provincia como así también en la alcaidía de Santa Rosa.
Por su parte, los arrestados que también se negaron a declarar fueron dos hombres imputados de ser los proveedores, una joven de 19 años (hija del presunto líder) y su pareja de 17. También se negaron tres mujeres, un hombre de General Pico, un hombre de Victorica y otro de Trenque Lauquen.
La banda, que se dedicaba al tráfico y a la comercialización de estupefacientes, cayó el miércoles tras una larga investigación que llevó varios meses. Los efectivos de la División de Toxicomanía y el personal de otras unidades y del Ministerio de Gobierno, Justicia y Seguridad realizaron más de 20 allanamientos en distintos puntos de la provincia como por ejemplo General Pico, Victorica, Padre Buodo, Eduardo Castex, Santa Rosa y Trenque Lauquen. Como consecuencia del procedimiento, hubo más de doce detenidos, entre hombres y mujeres, quienes se negaron a declarar ante la jueza Federal.

Pureza.
Una vez terminados los operativos, fuentes extraoficiales indicaron que la cocaína incautada fue de máxima pureza (contenida en tizas) es decir una sustancia que en territorio pampeano podría ser cortada con otros fármacos para luego de ser distribuida. “De esa manera, se acrecientan los rindes y el movimiento de dinero, lo importante es la logística y la capacidad de movimiento que tenía la organización”, completó el vocero consultado por este medio.
Para los investigadores, en tanto, la caída de la “megabanda” fue un duro golpe al narcotráfico en La Pampa pero también “el resultado de meses de trabajo”. En las últimas semanas, sobre todo, los policías trabajaron en los entrecruzamiento de llamados telefónicos. “La cantidad de personas involucradas en esta causa, habla de una red de tráfico minuciosa que comenzaba en las grandes urbes del país, como por ejemplo Buenos Aires, y que terminaba en localidades de nuestra provincia”, cerraron.