La “casa redonda”, casi terminada

EL SUEÑO DE VÍCTOR, A PUNTO DE CUMPLIRSE

Hace casi dos años, LA ARENA contaba la historia de dos hermanos que comenzaron a construir una casa semi esférica. Hoy, la vivienda de más de 200 metros cuadrados, está casi por terminarse. Un esfuerzo que comienza a dar sus frutos.
Víctor Hugo Moreno, un vecino oriundo de Buenos Aires, de 47 años, está a punto de cumplir su sueño: junto a su hermano están muy avanzados en la construcción de una vivienda con forma de media esfera. Entre ambos pisos, la casa suma más de 200 metros cuadrados y le falta revocar la parte frontal.
La vivienda se ubica en la zona norte de la ciudad, en la calle Alemania al 2800. La primera vez que LA ARENA se percató de la construcción, fue en octubre de 2013, cuando los hermanos Moreno habían alcanzado a levantar la estructura metálica, con forma semi esférica, aunque los vecinos de la zona la identifican como "la casa redonda".
Ayer, este diario volvió al lugar y habló con Víctor. La casa ya posee revoque en su gran extensión, lo único que resta cubrir es la parte frontal de la misma, que incluye el techo de las dos habitaciones del frente del primer piso y la sala de estar. "Y en el exterior tenemos aún que colocar el revoque con cerecita y la pintura", señaló el dueño.
El resto está cubierto, ya tiene en uso el baño, el garaje, la cocina, el comedor y una habitación. En su totalidad, la vivienda comprende espacio de guardado para dos vehículos; cocina, comedor, baño y tres habitaciones, dos de ellas con balcón propio.
Todas las ventanas fueron fabricadas íntegramente por Moreno, siendo éstas redondas, al igual que el formato de la casa. La altura total de la vivienda comprende más de siete metros y medio.
Moreno, orgulloso de su esfuerzo, mostró la casa y explicó que el esfuerzo los llevó a hacerla "poco a poco, cuando juntamos algo de plata, continuamos construyendo", reparó. Actualmente y de forma provisoria, la vivienda está ocupada por su hermano y su madre; aunque la idea es que Víctor y su familia se afinquen allí, una vez terminada.
Moreno relató el trabajo que lleva tiempo realizando esta tarea junto a su hermano; "cada vez que nos ponemos a trabajar es con él, no tengo presupuesto para hacerlo de otra forma; se hace a cuenta gotas", indicó.
Recordó que comenzaron la construcción hace más de un año y medio. "Tengo que reconocer que es mucho lo que se ha hecho, acá no hay ayuda de créditos: si hay plata se hace, sino se para", destacó.
El propietario mencionó que la vivienda está siendo ocupada provisoriamente por su hermano y su madre, "pero la idea es terminarla y que sea la casa de la familia". Recordando sus inicios, Moreno aseveró que "se fue haciendo sobre la marcha, ahora ya no quedan muchas modificaciones por hacer, pero se empezó de cero con alguna idea mas o menos acertada de lo que queríamos hacer y se fue haciendo así, resolviendo los problemas de la arquitectura en la que terminó, paso a paso", mencionó el hombre.
Víctor Hugo está contento y orgulloso, se le nota en los ojos. Como un guía especializado, llevó a la comitiva de este diario por el interior de la vivienda, despejando dudas sobre los materiales y la metodología empleada para su construcción. "Estoy contento, lo que pasa es que uno se pone ambicioso y ve que siempre le estaría faltando más, que si tiene una habitación con espacio debería ser en suite, pero no hay que querer hacer más que lo que uno puede", dijo, a modo de reflexión.

Asombro.
Desde la primera entrevista, Víctor explicaba el asombro y la curiosidad de la gente que pasaba por su vivienda y que se acercaban a hablar con él o su hermano, sobre la extraña construcción. "La gente se sorprende, porque hay muchos que no la habían visto desde que levantamos el armazón, ahora pasan de nuevo y ven que ya cambió, que tiene forma y la gente sigue sorprendida, se acerca y pregunta", contó Moreno.
Antes de finalizar, recalcó que "todo se hizo mano, aberturas incluidas; todo de forma artesanal", concluyó.