La comuna dice que hay 11 hectáreas para lotear

La problemática sobre la escasa y cara oferta de terrenos en la capital pampeana se repotenció en los últimos tiempos con la accesibilidad al crédito hipotecario de sectores medios de la sociedad, fundamentalmente por el Procrear que ha dado respuesta de vivienda a más de 80 mil argentinos, y que llevó a que se plasmaran iniciativas legislativas para poner coto a la práctica especulativa que impide el desarrollo urbano.
En el plano estrictamente local, la concejala peronista Liliana Robledo presentó un proyecto por el que promueve que la municipalidad intervenga en el tema y ponga en mercado a los terrenos de su propiedad.
La representante no pudo definir qué cantidad de terrenos municipales existen dentro del ejido urbano santarroseño, dato que no es menor y que es necesario para dimensionar las potenciales alternativas a plantearse para permitir el uso racional del suelo santarroseño y planificar su crecimiento.
Desde la comuna, a través del secretario de Gobierno, José Sevilla, se respondió a esa demanda, también de parte de agentes inmobiliarios que se quejan por la no autorización de nuevos loteos. El funcionario subordinó la cuestión a una razón de costos: que la provisión de servicios a nuevas zonas urbanizadas es sumamente costosa, del orden de los 40 a 50 millones de pesos, frente a lo cual esa inversión debía correr por la parte privada interesada en fraccionar terrenos de grandes dimensiones.
Sevilla dijo que la gestión Larrañaga se está dedicando al tema, aunque no dio precisiones al respecto, y que la respuesta al crecimiento de la ciudad y su extensión territorial debía ser contemplado al unísono con el sector privado.

Los datos.
Ayer, LA ARENA pudo acceder a los datos catastrales referidos a las propiedades (terrenos) en manos de la Municipalidad de Santa Rosa. Entre calles, veredas, plazas, parques y otros espacios verdes, en total son 388,73 hectáreas, mientras que los inmuebles pasibles de loteo apenas alcanzan las 11 hectáreas, y un poco más.
El secretario de Obras Públicas, Javier Schlegel, aportó la información recopilada de las áreas catrastales comunales. De esas 11 hectáreas, cinco y media corresponden al terreno ubicado en proximidades del barrio Santa María de La Pampa, donde se piensa construir un playón de carga y descarga para camiones.
Ese terreno, en la zona norte de Santa Rosa, es por el que había manifestado interés en adquirirlo por parte de una iglesia evangélica del medio con el fin de construir un auditorio de grandes dimensiones. Frente a esto, el jefe comunal dispuso cedérselo gratuitamente, operación que no fue convalidada por el Concejo Deliberante.
El otro predio comunal, potencialmente fraccionable, es el del Tiro Federal. Son alrededor de seis hectáreas que, por el requisito impuesto a la hora de la compra (con cargo) por parte de la comuna, sólo podrán introducírsele mejoras a partir de 2017.
“Estos son los únicos terrenos disponibles y su suerte está supeditada a la decisión que pueda tomar el Departamento Ejecutivo, el actual o próximos. Llegado el caso, podrían ser loteados”, dieron cuenta desde la comuna, aunque las fuentes consultadas no pudieron precisar si el intendente Larrañaga tiene la intención de incorporar esos terrenos al mercado inmobiliario.