La Justicia le devolvió su hija a la familia Carro

La magistrada hizo lugar al pedido de una medida cautelar que había solicitado el abogado Dosio. La resolución es de modo provisorio hasta que se resuelva el pedido de adopción. Desde ayer, D. está otra vez con los Carro.
“Es el día más feliz de mi vida. Ayer dije que era el peor año y la peor navidad que iba a pasar, pero creo que la mejor navidad es muy distinta. He pasado muchas navidades lindas con mi nieto y con mi familia, pero esta tiene algo muy especial y algo muy hermoso que me marcará para toda la vida”. Eduardo Carro, emocionado hasta las lágrimas, le contaba así a Radio Noticias lo que significaba para él que D., la niña que criaron desde que tenía 20 días, volviera a estar con ellos.
La jueza María del Carmen García dispuso ayer por la mañana hacer lugar a un pedido del abogado Jorge Dosio, quien solicitó una medida cautelar para que, hasta tanto se resuelva el expediente de la guarda preadoptiva, D. vuelva con su “familia del corazón”. “No resuelve el fondo de la causa, para lo cual habrá que esperar, pero a partir de ahora podremos trabajar más tranquilos y sin tanta presión”, dijo Dosio a LA ARENA.
Pese a que la jueza de Menores María Cristina Baladrón ya no tiene el manejo de la causa, el fallo de García no hace más que generar una nueva contradicción con lo que aquella había dispuesto hasta el momento. Baladrón se excusó después que la Cámara de Apelaciones le diera vuelta el fallo donde no les permitía a los Carro ser parte en el expediente, y luego hizo lo mismo con el expediente de los Vargas que reclaman por la situación de S. Ahora García, tras una semana con el expediente en su poder, dio por tierra con todas las trabas que había impuesto su colega.
“La doctora García ha trabajado de manera espectacular en tan poco tiempo”, expresó Dosio ayer. Como contracautela, y también a pedido de Dosio, la magistrada dispuso que toda la familia Carro-Maidana (incluida la niña) comiencen un tratamiento de terapia de familia, como una manera de reordenar los lazos afectados por los 45 días que D. no estuvo con ellos.
Carro, por su parte, no se cansó de repetir ayer lo feliz que estaba con la noticia. “Siento una felicidad tremenda. Solo tengo palabras de agradecimiento al doctor (Dosio), que me dijo cuando agarró el caso “voy a dejar el cuero” y lo cumplió, y a todos, de una manera u otra, que nos apoyaron”. Desde la tarde de ayer, están todos juntos otra vez.