La Justicia se puso las pilas: hubo seis juicios en ocho días

La Justicia santarroseña, la Circunscripción I, comenzó a tomar nota de los reclamos de la sociedad por darle mayor rapidez a los procesos y en los últimos tiempos empezó a aplicar con más asiduidad el instituto del juicio directo para aquellos detenidos en flagrante delito. De hecho, en agosto casi hubo un proceso de estas características por día hábil: seis audiencias en siete días.
Durante este mes se realizó el primer juicio directo el viernes 1. La audiencia fue contra Carlos Bustos por “robo en grado de tentativa”, y estuvo a cargo del juez Carlos Besi. El lunes 4 hubo dos, uno a Omar Escudero por “robo en grado de tentativa, lesiones y resistencia a la autoridad”, y otro a Marcero Pedernera por “tentativa de hurto”, en ambos actuó Besi.
El miércoles 6 se llevó adelante contra Sergio Rolando y Pablo Areche por “tentativa de robo calificado”, el jueves 7 contra Franco López por “robo” y el viernes 8 contra Carlos Bustos y Néstor Pintos por “robo en grado de tentativa”, esta vez la juez fue María Florencia Maza.

Tendencia.
Esta tendencia a la aplicación del juicio directo, una herramienta procesal que permite juzgar de forma más expeditiva a aquellos que delinquen y son encontrados in fraganti en el momento del hecho, comenzó a observarse a fines de junio y durante julio, para hacerse más intensiva en los primeros días de este mes, luego de que LA ARENA publicara que si bien estaba disponible desde que se comenzó a aplicar el actual Código Procesal Penal hace tres años y medio, en Santa Rosa apenas se habían realizado cinco audiencias en todo ese tiempo. Contrastaban esos números con una estadística de la misma Justicia que indicó el año pasado que en el período interanual de marzo de 2012 a marzo de 2013, en la Circunscripción judicial II, de General Pico, ya se había aplicado el juicio directo en 61 oportunidades. Los voceros indicaron que en la ciudad del norte, se empezó a utilizar más luego del caso de Sofía Viale, la nena de 12 años que fue secuestrada, abusada y asesinada por Juan José Janssen a fines de 2012, y que sacudió a esa sociedad con un estallido social.
Pero en Santa Rosa no se utilizaba en toda su dimensión, sobre todo en momentos que se reclama una mayor celeridad por parte de la Justicia, o al menos que quienes cometan un ilícito permanezcan detenidos. De hecho, las cámaras empresarias de la ciudad reclamaron hace algunos días a la Justicia que aplique mayor rigor hacia aquellos que cometen robos y asaltos a mano armada.

Procedimiento.
El procedimiento del juicio directo está en manos de los fiscales. Es un instituto previsto en el artículo 386 que indica que “cuando una persona haya sido detenida en flagrancia, o hubiese aceptado la autoría de un hecho, y en ambos supuestos el máximo punitivo del delito no exceda de tres años, el Ministerio Público Fiscal puede ordenar a la Policía que el detenido sea puesto a disposición del Presidente de la Audiencia de Juicio o del Juez del Tribunal de Juicio Especial, en su caso, quien resolverá acerca de la procedencia de la medida coercitiva impuesta dentro de las 24 horas”.
Cuando se puso en marcha el CPP actual, los especialistas dijeron que su principal virtud era que permitiría agilizar los tiempos procesales y, por lo tanto, darle mayor rapidez al servicio de Justicia. Uno de los institutos que permitía esto era el juicio directo, donde se puede dictar sentencias a las 48 horas de cometerse un delito.