La Pampa libre de Chagas

En el marco del Programa Nacional de Enfermedades Transmisibles por Vectores se realizó ayer una reunión entre directivos del nivel central del Ministerio de Salud y el director de Enfermedades Transmisibles por vectores, Héctor Coto, del Ministerio de Salud de la Nación.
En la ocasión, el director provincial de Epidemiología, Héctor Lusi, explicó que la jornada apuntó a la revisión de pautas que desde Salud se deben cumplir en materia de prevención y vigilancia del Mal de Chagas.
Lusi señaló que se le presentó al funcionario nacional la sala de situación, un requisito que surgió a mediados del año pasado y que se suma a los programas provinciales en materia de patologías transmisibles por vectores. “Estamos cumpliendo con esa exigencia de Nación y por otro lado estamos presentando un Plan Estratégico de Actividades hasta el 2015, tendiente a mantener y mejorar el estatus que hoy tiene La Pampa con respecto a la enfermedad de Chagas”, acotó. El programa incluye un plan de actividades que será evaluado por autoridades de Nación.
En ese contexto, Lusi expresó que los índices de Chagas en La Pampa “son buenos. Al año 2001 la Provincia certificó como libre de transmisión vectorial, es decir que la persona que enfermaba no lo hacía porque la vinchuca lo picara, sino porque la transmisión era horizontal. Lo que es importante es mantener el control, para que esa transmisión vectorial siga interrumpida”, especificó.
Agregó que a los chicos de seis años que ingresan al sistema escolar se les realiza un tamizaje para Chagas. “Tenemos algunos inconvenientes sobre todo en General Pico y Santa Rosa porque necesitamos el consentimiento de los papás que muchas veces se niegan, porque dicen no tener ellos la enfermedad y vivir en departamentos. Es necesario que los papás se aseguren. En el año 2011 comenzamos con estos estudios y el 50 por ciento de los chicos se los hizo y el otro 50 no”, informó el director de Epidemiologia.
En tanto, Coto afirmó que “Argentina ha avanzado muchísimo en los últimos años. Hoy tenemos un área de interrupción vectorial de Chagas realmente inédito para la historia del país, compuesto por siete provincias y seis departamentos de Santiago del Estero”. En ese sentido aseguró que La Pampa “ha sido protagonista desde un primer momento, certificando la interrupción vectorial en su territorio en 2001 y recertificándola el año pasado”.