La policía peritó la computadora de Sosa

Efectivos de la Brigada de Investigaciones de esta ciudad analizaron la PC del supuesto autor intelectual del crimen de la mujer en Villa Martita. Durante el procedimiento, recuperaron datos importantes y fotografías de distintas propiedades.
En el marco de la investigación por el asesinato de Griselda Fuentes Cabal, agentes de la Brigada de Investigaciones de Santa Rosa peritaron el martes a la mañana la computadora personal de Carlos Luján Sosa tras secuestrarla en un allanamiento llevado a cabo la semana pasada en su vivienda de Delfín Gallo y Pasteur. Sosa está sospechado de ser el autor intelectual del asesinato de la joven oriunda de Victorica ocurrido en su casa del barrio Villa Martita. Sosa está detenido junto a Gastón Nicolás Soria y a Diego López.
Fuentes cercanas a la investigación indicaron que durante el peritaje los agentes recuperaron una importante cantidad de datos como así también descubrieron varias fotografías de propiedades. Se cree que el crimen tiene vinculación a la actividad que Sosa tendría como apropiador de inmuebles en dudosas condiciones, confirmaron voceros consultados por LA ARENA.
Por otra parte, el fiscal del caso, Fernando Rivarola, y efectivos de la Seccional Primera de esta ciudad allanaron ayer a la mañana la vivienda de Eduardo Ros, el lugar donde lo balearon en la cara y posteriormente mataron a su mujer de un disparo en la nuca. Durante el operativo, realizado en la calle Illia al 2066, los policías retuvieron tres armas de fuego largas y cajas con documentación perteneciente al empresario gastronómico. Dos personas que pasaron por el lugar fueron testigos del procedimiento.

Secreto.
Existe un extremo hermetismo tanto judicial como policial en torno al caso debido al secreto de sumario impuesto por la Justicia. Este diario intentó comunicarse con Rivarola pero fue en vano. Los efectivos policiales, tanto de la Seccional Primera como de la Brigada de Investigaciones, no dieron a conocer ningún tipo de información basándose en la existencia del secreto de sumario.
Los últimos movimientos de la investigación estuvieron centrados en Sosa, un hombre de 58 años, residente en Santa Rosa, y presuntamente vinculado a una actividad de préstamos de dinero. Fuentes de la investigación informaron días atrás que el hombre tendría una denuncia penal por amenazar de muerte a una mujer del barrio donde residía la víctima con el empresario gastronómico. Al parecer, y según los vecinos, Sosa o alguien de su entorno “la habría llamado por teléfono a la mujer para amenazarla por lo que el número quedó registrado”. No obstante, fuentes policiales negaron esta versión y admitieron que, al menos en ninguna sede policial, fue radicada esta denuncia.