La policía ya desactivó 35 “kiosquitos” de droga

CRECEN LOS OPERATIVOS EN LA PAMPA

Unos 35 “kiosquitos” de venta de droga fueron desbaratados en Santa Rosa y General Pico en lo que va del año, un 75 por ciento más que durante 2013, según información del Area de Coordinación y Lucha contra el Narcotráfico de la Policía pampeana. Esto da una dimensión no solo del trabajo encarado contra quienes venden drogas al menudeo por parte de las autoridades, sino también de la actividad ilícita de la comercialización de estupefacientes en la provincia. Si bien desde la Policía se indicó que quienes están involucrados son en su mayoría siempre las mismas personas.
Aunque no hay redes de narcotráfico instaladas en La Pampa, sí hay grupos que se dedican a fraccionar y comercializar cocaína y marihuana que ingresa desde otras provincias. Ahora la Policía no solo controla el paso e ingreso de droga a través de los caminos del territorio sino también puso el acento en los “kioscos” integrados por varios individuos.
En 2013 habían sido desbaratadas 20 de estas organizaciones, y esta año ya llevan 35. De estos 25 fueron en Santa Rosa y los 10 restantes en General Pico. Estas fueron operaciones en las que en muchos casos hay varias casas allanadas y también varias personas detenidas en cada uno de los procedimientos.
En ese sentido, las estadísticas oficiales sobre detenidos por la Ley 23737 que reprime la comercialización de estupefacientes indicaron que en 2014 ya hubo 56 personas detenidas, de ellas 38 en Santa Rosa y 18 en General Pico. En tanto, once de éstas ya fueron condenadas por la Justicia. En este caso también hubo un aumento de arrestos de personas que comercializan droga, ya que el año pasado habían sido 47.
En tanto, el aumento de la venta de marihuana también ha crecido, como también los secuestros de esta droga. Mientras en 2013 se retuvieron 238.747 gramos, en lo que va del año ya aumentaron a 276.094 gramos, según las estadísticas oficiales. Además, en 2014 se secuestraron 156 plantas, cuando el año pasado solo fueron 52.

Operativos.
La venta y circulación de droga en Santa Rosa es cada vez más evidente, como así también la presencia de personas que, bajo el efecto de sustancias ilegales, cometen hechos delictivos que, como por ejemplo en el caso de Diego Gauna, el muchacho que murió tras una golpiza en el Autódromo, terminan en tragedia.
La policía ha realizado en los últimos tiempos varios procedimientos contra las drogas y hasta ha detenido a una megabanda que actuaba en Santa Rosa y otras localidades del interior y cuyos integrantes están hoy procesados por la Justicia Federal. También ha frenado el ingreso de marihuana y cocaína, sobre todo desde Mendoza.
Otro de los objetivos de la Policía han sido los “kiosquitos”, que son los lugares “minoristas” en los cuales se venden la droga que ingresa desde otros puntos. De hecho, hace pocos días un joven fue detenido en la calle Pellegrini, en pleno centro, donde vendía en la calle marihuana. Igualmente, como ha indicado el intendente Luis Larrañaga al participar de un seminario sobre seguridad y narcotráfico en la Ciudad de Buenos Aires, la criminalidad vinculada al narcotráfico, con mafias organizadas, aún no llegó a la ciudad pero afirmó que “hay que estar atentos” para no arribar a situaciones que ocurren en otros puntos del país.

Venta en los boliches
La libre circulación de droga, tanto venta como consumo, y la falta de controles estrictos por parte del personal de seguridad y de operativos policiales en locales nocturnos de Santa Rosa es cada vez más preocupante. De hecho, un relevamiento de LA ARENA comprobó que en algunos boliches bailables y bares hay quienes ofrecen y también quienes consumen casi abiertamente marihuana y cocaína.
Fueron varios los testimonios que dieron cuenta de lo extendida que está esta problemática. Todos los testigos fueron consultados preservando su identidad. Uno de los entrevistados relató que en un boliche céntrico, mientras estaba parado en uno de los rincones, al menos dos personas le ofrecieron cocaína en sendas oportunidades en la misma noche. También indicó que al dirigirse al baño de hombres, observó cómo varios jóvenes consumían esa sustancia en su interior. Afirmó además que no observó que hubiera controles sobre esta actividad ilegal por parte del personal de seguridad privado.
Otro de los jóvenes consultados agregó que le ofrecieron marihuana y cocaína en otro de los boliches del centro. “No hay ningún tipo de control, te venden marihuana y cocaína abiertamente, y nadie parece darse cuenta de lo que está pasando alrededor”, afirmó el entrevistado. Y añadió: “Es impresionante ver como, por ejemplo, mi compañera se asombrara de que en el baño de las mujeres las adolescentes también consumen”.
Los bares tampoco escapan a esta realidad, si bien los testimonios señalaron a uno solo de esos locales donde hay circulación de droga. Otro de los jóvenes indicó que en los baños de un pub vio a varios hombres consumir cocaína.