“La Presidenta llegaría en los últimos días de junio”

Raúl Ortiz, ministro de Bienestar Social y precandidato a viceintendente del gobernador Oscar Jorge, participó de una actividad con adultos mayores en la plaza San Martín y se refirió al apoyo brindado por la presidenta Cristina Fernández al precandidato a gobernador por la línea Compromiso Peronista, Fabián Bruna. “Su visita puede ser un espaldarazo final y muy importante a Bruna y para todos los representantes de Compromiso Peronista en La Pampa”, avaló Ortiz.
La posible visita de la primera mandataria nacional sería “para fines de junio, pero es una cuestión de su agenda. Lo que sí la esperamos ansiosos los pampeanos; en las caminatas que hacemos en Santa Rosa de diez casas, ocho nos preguntan cuándo viene la presidenta porque la quieren conocer”.
Luego, Ortiz no supo precisar en qué marco vendrá la presidenta, pero resaltó que “hay mucha expectativa de la gente para que venga a La Pampa y creo que se va a llevar una muy buena impresión de nuestra gente. Su figura es fundamental como presidenta de los argentinos, uno se da cuenta con la elección de ayer (domingo) en Santa Fe donde hay que esperar el recuento final”.
Reflexionó que “sin lugar a dudas, habría que ser muy zonzo en política para no saber lo que tracciona la presidenta, pero lo nuestro no es oportunismo político, la estamos acompañando desde el primer momento. Su visita puede ser un espaldarazo final muy importante para Fabián Bruna”.

Jorge.
A Ortiz se le consultó sorbe una versión que afirma que el actual gobernador Jorge tendría una candidatura ‘testimonial’. Sobre esa posibilidad, el ministro confirmó que “ya hasta me causa gracia, es un desconocimiento de quién es Oscar Jorge. Si hay alguien que no le esquiva al trabajo y a la responsabilidad es Oscar Mario Jorge; creo que lo demostró en 2011 cuando nos quedábamos solos porque el candidato que teníamos nos abandonó y como digo siempre más allá del tono de humor, el gobernador está pensando más en una reelección de intendente que en bajarse, porque tiene tantas cosas en su cabeza que cuatro años no le van a alcanzar, pensar eso es absolutamente improbable”.