“La solución a los problemas”

SANZ RESALTO NUEVA INTERCONEXION ELECTRICA PARA LA PROVINCIA

En el norte de la provincia el sistema todavía está “ajustado” aunque no al límite. El crecimiento poblacional y varios pedidos industriales obligan a reforzar en breve la provisión energética.
La construcción de una línea eléctrica de alta tensión desde la futura estación de rebaje de Charlone hasta la ciudad de General Pico representará la solución a los problemas energéticos de La Pampa durante los próximos 20 años. Así lo anticipó el administrador Provincial de Energía, Carlos Sanz, al destacar la oportunidad que se le presenta a La Pampa con esta obra, una de las que se financiaría con capitales chinos.
Durante la semana, el administrador de Energía volvió a hablar con los medios de comunicación sobre la importancia de la interconexión entre Mendoza y Buenos Aires que se anunció la semana pasada como parte de los convenios que firmó la presidenta Cristina Fernández durante su viaje a China. Se trata de una interconexión que contempla la construcción de una estación transformadora en la localidad bonaerense de Charlone desde la que saldrían líneas eléctricas hacia el sur de Santa Fe, noroeste de Buenos Aires y norte de La Pampa. La línea principal transportará la energía en 500 kilovoltios y al llegar a Charlone, localidad cercana a General Villegas, se rebajará a 132 kilovoltios.

Cinco líneas.
El proyecto prevé que desde Charlone salgan cinco líneas de alta tensión: dos hacia el sur de Santa Fe, dos hacia el noroeste de Buenos Aires y una hacia La Pampa, con punto final en la localidad de Realicó. “Lo que estamos pidiendo es que haya una segunda línea para nuestra provincia, en este caso hasta General Pico”, explicó Sanz en las declaraciones a Radio Noticias. De concretarse, las líneas a Realicó y a General Pico solucionarán los problemas energéticos de la provincia durante los próximos 20 años a 30 años.
Las gestiones ya comenzaron ante los organismos técnicos del gobierno nacional. En lo técnico, el pedido pampeano ya tiene su visto bueno. En lo económico, el administrador estimó que no habrá grandes problemas ya que el costo adicional de la línea Charlone-General Pico sería pequeño comparado con el costo total del proyecto. “La obra de interconexión está valuada en 530 millones de dólares y la línea adicional que estamos pidiendo nosotros costaría entre 30 y 40 millones de pesos más”, detalló.
“Desde lo técnico y lo económico es factible, ahora se necesita la decisión política”, sostuvo Sanz. Una futura reunión entre el gobernador Oscar Jorge y el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, daría la respuesta a esta inquietud.

300 + 300.
La estación transformadora a construir en Charlone tendrá una potencia de 300 megavoltios amperios, el doble de lo que tiene Macachín, que es el punto por donde ingresa la gran parte de la energía que consume la provincia de La Pampa. “Además, el proyecto para Charlone incluye la posibilidad de una futura ampliación en 300 MVA más; es grande en serio”, remarcó Sanz.
El gobierno pampeano viene analizando hace tiempo alternativas para reforzar la provisión eléctrica en el norte de la provincia, una zona donde el ritmo de crecimiento en población y actividad económica conlleva un incremento constante en el consumo de energía. “Hoy en día tal vez no sea necesaria, pero si la demanda del norte sigue creciendo habrá que cubrirla de alguna manera”, vaticinó el funcionario.
El proyecto que acuñó la Administración Provincial de Energía para atender esta situación contempla la construcción de una línea de alta tensión desde Macachín hasta General Pico. Esta línea tendría unos 180 kilómetros de extensión, el doble de una línea entre Charlone y General Pico. De concretarse la segunda conexión desde Charlone, la APE dejaría de lado su proyecto desde Macachín ya que aquel es netamente superador.

Ajustados.
Sanz comentó que la APE está analizando un par de pedidos de provisión de energía que dispararán la demanda de energía en la zona norte de la provincia. Mencionó el caso del frigorífico de Speluzzi y un proyecto industrial del que participa la firma Forestal Pico. En el caso del frigorífico Speluzzi, el pedido de factibilidad es por 5 megavatios; de concretarse pasaría a ser el principal usuario del norte provincial.
“Incorporar 5 megavatios es como sumar de un día para otro una ciudad como Intendente Alvear”, comparó el administrador para dar una idea de los consumos. “En el norte estamos ajustados. No estamos al límite, tenemos reserva, pero en el corto plazo, de 2 a 3 años, se tiene que incorporar otra fuente de energía”, reiteró.
En la actualidad, Santa Rosa consume entre 60 y 70 megavatios; el norte de la provincia unos 50 megavatios -de los cuales General Pico se lleva unos 25- y localidades del tamaño de Intendente Alvear, unos 5 megavatios.