La UCR pampeana define su presidente

Los diputados nacionales Daniel Kroneberger, actual presidente de la UCR pampeana, y Francisco Torroba, son los dirigentes que aspiran a encabezar el partido en la próxima renovación. Esta semana, indicó el primero a LA ARENA, se reunirán los referentes partidarios para determinar si hay consenso para no llegar a una elección, que está programada para el 14 de diciembre.
Kroneberger indicó al ser consultado que "todavía no hay nada definido, el criterio ha sido que la presidencia corresponde al espacio que es preponderante en las elecciones legislativas intermedias. Esto ha sido así desde 2005 en que se fue marcando el grado de representación de cada línea". Desde ese año, la presidencia estuvo en manos de la Línea Blanca, a la que pertenece Kroneberger. Sin embargo, en 2013 la corriente que se impuso en las primarias fue la Azul, del torrobismo, si bien los blancos no participaron en esa instancia interna.
"Más allá del grado de representación de cada línea, estamos comenzando a charlar el perfil que tiene que tener la mesa de conducción de cara a las elecciones de 2015", indicó el legislador nacional.
Al ser consultado sobre si quiere renovar el cargo, Kroneberger indicó que no quiere forzar una decisión. "Estoy a disposición del partido, pero no es una meta. No quiero forzar ninguna definición. La situación amerita un análisis profundo, porque también tenemos a Torroba que ha manifestado ser precandidato a gobernador", sostuvo el diputado.

Los blancos.
El legislador indicó sobre la actualidad de la Línea Blanca, que hoy parece estar dividida en su liderazgo, que "todavía no hemos tenido una asamblea como hemos realizado en otras oportunidades de los referentes de los distintos pueblos. La última vez fue en 2013 y como no se pudo lograr una definición sobre un candidato por consenso, no se presentó finalmente a las elecciones primarias. Orgánicamente no se ha reunido la línea".
El ex intendente de Colonia Barón resaltó que dentro de la Blanca "hay discusiones internas y distintos matices" y que debe haber "un plenario de línea para definir las líneas políticas futuras", y dijo que en lo personal "trato de bregar siempre porque siga existiendo" esa corriente.
Kronberger, en tanto, afirmó que "siempre la Blanca fue una línea horizontal en su representación, pero hubo circunstancias en las que hubo personas que se fueron convirtiendo no en líderes pero sí teniendo mayor preponderancia que otras. Pero el fuerte de la línea fue que siempre fue horizontal".