Larrañaga responsabilizó a la Provincia y a la Nación

Después de la tormenta, el jefe comunal pidió al gobierno provincial y al nacional que destinen fondos necesarios para la obra de desagües pluviales pendiente para la zona norte de la ciudad. “Es una deuda de hace 40 años”, advirtió.
El intendente Luis Larrañaga reclamó ayer al gobierno provincial y al nacional las inversiones necesarias para la obra de desagües pluviales ubicados en la zona norte, a horas de la tormenta que generó anegamientos en distintos barrios de la capital provincial. Dijo que “es hora que inviertan en las obras que Santa Rosa necesita”, y que la capital hoy no está en condiciones de resistir una lluvia similar.
“La obra de desagües pluviales norte, que vienen del Santa María, el hospital, la rotonda del avión y hace embudo en la calle Santa Cruz, es una deuda que los vecinos reclaman desde hace 40 años”, comentó el jefe comunal, quien agregó puntualmente que “a Santa Rosa se le deben obras de infraestructura”.
Larrañaga brindo ayer por la mañana una conferencia de prensa junto a los secretarios de Desarrollo Social, Ricardo Mendiara; de Gobierno, José Sevilla; de Obras Públicas, Daniel Ucciardello, y Julio Ithurrart, del Ejercito Argentino, que también colaboró con los evacuados por anegamientos.
El municipio presentó en la Secretaría de Recursos Hídricos de la Nación el proyecto integral que prevé la construcción del sistema de desagües pluviales de la zona norte, según se informó. Se trata de una obra de 120 millones de pesos, que fue subdividida en tres partes, que inicia en Niñas de Ayohuma por Santa Cruz hacia Stieben y la zona.

En condiciones, no.
“Son construcciones que exceden la capacidad de la municipalidad y hasta de la provincia, es la obra principal que necesita la ciudad, aunque también precisamos darle agua potable y cloacas a la zona de El Faro y Las Camelias, donde la población creció mucho con el Procrear y otros créditos provinciales”, aseguró Larrañaga.
Además, se refirió a la tormenta del pasado jueves que provocó el anegamiento y la inundación de viviendas en distintas zonas. Dijo que “es el tercer siniestro en un corto período” y que la caída de “mucha cantidad de agua en pocos minutos, saturó los sistemas de drenaje”.
El intendente capitalino agregó que la situación no fue “peor” porque los pluviales estaban limpios y advirtió que “la ciudad no está en condiciones de soportar nuevos embates de agua, esperemos que la cuestión climática clima nos de un respiro”.

Lluvia “extraordinaria”.
El secretario Mendiara dijo que en Santa Rosa se habilitaron el jueves por la lluvia el albergue municipal y el provincial para los evacuados, una cifra que ascendió a 14 personas. “Las zonas más afectadas fueron el Santa María de La Pampa y el norte para el lado de las calles Asunción del Paraguay y Catamarca”, añadió.
El flamante secretario de Obras Públicas, Ucciardello, afirmó que “la lluvia fue extraordinaria, no tanto por la cantidad de milímetros sino por el corto tiempo en que se descargó el agua sobre la ciudad e hizo colapsar todos los pluviales”.
Ayer, el funcionario señaló que “todos los cuencos están con mucha agua, algunos que se descargan naturalmente y otros por bombas. Estamos bajando el nivel de la laguna que llega a 1,78 metros, aunque todavía no llegó al máximo de su capacidad. A su vez, estamos reparando las calles con motoniveladoras”.
Ucciardello indicó que la situación de los cuencos será corregida en la semana y que “la tormenta con lluvia y granizo, produce un fenómeno climático extraordinario. Si caen 50 milímetros en dos días estamos contentos, pero si llueven en 40 minutos tenemos una situación de emergencia como esta”.

Donaciones.
La directora de Gestión Social de la Municipalidad de Santa Rosa, Marcela Porrini, informó que actualmente se están recibiendo donaciones de los vecinos. Las personas interesadas en colaborar con ropas y otros elementos para los damnificados pueden acercar su ayuda a la Secretaría de Desarrollo Social, ubicada en la intersección de las calles Francia y Errecalde, mientras que los reclamos se pueden hacer al teléfono 425546.

Vecinos hicieron piquete.
Los cuatro barrios padecieron drásticamente la subida de agua que se generó con el fuerte temporal que azotó la ciudad la noche del jueves. Mientras asistentes sociales del municipio y provincia recorrían las viviendas afectadas, hubo corte de calles y quema de gomas en las arterias Duval, Stieben, Jujuy y Antártida Argentina.
Los resabios de la tormenta se apreciaron mucho mejor a la luz del día y dejaron entrever las falencias de la ciudad para soportar un temporal como el acaecido el pasado jueves por la tarde. En zona Norte, los vecinos quisieron tirar un puente que no permitía que el agua acumulada escurra hacia la laguna don Tomás, pero intervino personal municipal y solucionó “provisoriamente” el conflicto. Prometió que la semana que viene realizarán los trabajos para mejorar la conducción del líquido elemento y ensanchar el puente ubicado en la intersección de Duval y Stieben.
Al mediodía, LA ARENA presenció el malestar de los vecinos de las zonas afectadas y las discusiones con los funcionarios municipales que se acercaron hasta allí, pretendiendo colaborar con la situación. Entre ellos, estaba el flamante secretario de Obras y Servicios Públicos del municipio santarroseño, Daniel Ucciardello.
En comunicación con este diario, el representante municipal explicó que “los vecinos de Zona Norte estaban muy molestos por los inconvenientes que provocó la lluvia de ayer. Hay una obra prevista hace bastante tiempo para agrandar y reemplazar el puente que se encuentra ubicado en la esquina de Gobernador Duval y Stieben, que es el que por debajo conduce agua de la zona de Duval y Catamarca hacia la laguna”, reflejó.

Cortada.
Destacó que “por el malestar, los vecinos querían tirar abajo el puente pero hemos conversado, llegamos a un acuerdo y le hemos explicado que esa no era la solución técnica que podía servir. Provisoriamente, estamos ampliando la capacidad de conducción con un canal a cielo abierto que se está ejecutando y la próxima semana se va a dar inicio a la construcción de la obra definitiva del puente que está previsto”, aseguró Ucciardello.
Agregó que “el mismo no sólo tendrá mejor capacidad de conducción sino que va a ser más ancho, ya que este puente también presentaba la dificultad de ser bastante estrecho”, explicó, mientras de fondo se veía trabajar a la máquina retroexcavadora a la vista de los vecinos del lugar, agolpados en esa esquina.
Finalmente, los trabajos de ampliación para que el agua fluya se realizaron y la calle Stieben quedó cortada al tránsito.

Afectación
Ucciardello también se refirió a otras zonas de la ciudad, muy perjudicadas por el temporal. Según mencionó el funcionario, “el Santa María de La Pampa es un lugar donde cada vez que llueve, suele haber inconvenientes y sobre todo con tormentas con las características de la de ayer. También sobre la calle Santa Cruz hubo con la lluvia, un alto nivel de agua que en muchos casos, ingresó a las viviendas”, puntualizó.
Para finalizar, indicó que otras áreas del municipio, “están recorriendo la ciudad con asistentes sociales y los equipos de Desarrollo Social, llevando a cabo los relevamientos de las dificultades que ha tenido la gente para poder brindar la ayuda que se necesite”, finalizó.

“Dos gobernadores, cuatro intendentes y una promesa sin cumplir”.
El día después de la fuerte tormenta que castigó la ciudad generó mucho malestar entre los vecinos del barrio Santa María de La Pampa. Después de haber protagonizado una protesta la noche del jueves, el presidente de la Comisión Vecinal amenazó con continuar los cortes de ruta si no aparecía la obra que tanto les han prometido.
El barrio ubicado al nordeste de la ciudad fue uno de los más afectados por la fuerte tromba de agua, viento y granizó que azotó la ciudad el jueves por la noche. Néstor Avendaño, presidente de la Comisión Vecinal del barrio Santa María de La Pampa, dialogó con Radio Noticias y graficó el malestar de sus convecinos.
“Si bien las casas más afectadas fueron las mismas de siempre, las dos manzanas ubicadas a la vera de René Favaloro y Arriaga, el agua entró en todos lados. El panorama de anoche: la gente sacando agua, enojada, así que decidimos salir a cortar la ruta con un grupo de vecinos porque si bien hace seis años que vivimos aquí, han pasado dos gobernadores, cuatro intendentes y seguimos en la misma situación, “, indicó el vecinalista.
Confirmó que lo que aún se adeuda son las obras de desagüe del sector. “Es una obra que nos tienen prometida hace tiempo; la última vez lo había dicho (el ex secretario municipal de Obras y Servicios Públicos, Javier) Schlegel y los otros gobiernos lo tendrían pendiente”, aseguró.