Lartirigoyen expande sus negocios hasta Junín

EN JUNIN

La empresa nacida en Catriló, Lartirigoyen y Compañía, compró el Molino Tassara de la localidad bonaerense de Junín. La firma pampeana, según la prensa porteña, pasó en dos décadas a ser una de principales agro-industrias del país.
A tres meses de que Cargill vendiera tres molinos a Molino Cañuelas, una operación similar volvió a convulsionar la industria local de la harina: La pampeana Lartirigoyen y Cía, adquirió Molinos Tassara, una emblemática firma de Junín, provincia de Buenos Aires.
El diario “Clarín” informó este lunes al respecto, que la “pujante” Lartirigoyen se queda con el 70 por ciento de uno de lo molinos harineros más antiguos e icónicos del país, en el marco de su asociación con Oleaginosas Moreno, firma dominada actualmente por el grupo estadounidense Glencore.
El Molino Tassara es un histórico establecimiento industrial juninense fundado en 1896 y que se encontraba en convocatoria de acreedores. Su negocio principal es la producción de alientos para mascotas y fue fundado por los hermanos inmigrantes Fortunato, Ernesto y Héctor Tassara.

Participación.
“Aunque Molinos Tassara SA ha venido perdiendo participación en la molienda de trigo y representa en la actualidad apenas el 1 por ciento del total de la producción de harina. Sí tiene una incursión importante en el negocio de los alimentos para mascotas, con una capacidad mensual de cuatro mil toneladas”, resalta el diario.
La empresa juninense tiene un pasivo bancario cercano al 25 millones de pesos (con grado 5 de incobrabilidad) en especial con Banco Galicia, el BICE y el Bapro, entre otros pasivos.
En el artículo se destaca que Lartirigoyen y Cía. Cuenta con 17 plantas de acopio en La Pampa y Buenos Aires, además de centros de provisión de insumos, una planta clasificadora y embolsadora de semillas en Trenque lauquen, un establecimiento productor de carne porcina y su más reciente conquista: forma parte de un consorcio que levantó un elevador cerealero llamado “Sitio Cero” en el puerto de Quequén. Por allí exporta la producción que obtiene de las 150 mil hectáreas agrícolas que siembra junto a socios, no solo de cultivos tradicionales, sino de especialidades como colza, chia, maní, poroto y arveja.

Compartir