Las lluvias colapsaron las cloacas en una esquina céntrica

Si bien las lluvias que cayeron sobre Santa Rosa desde la noche del domingo fueron tenues, la cantidad de agua precipitada generó complicaciones en distintos puntos de la ciudad. Ayer, en pleno centro de Santa Rosa, los vecinos tuvieron que soportar el olor nauseabundo fruto del colapso clocal y además, un río amarronado que corría a la vera del cordón cuneta a lo largo de varias cuadras. Por una boca de registro ubicada en la intersección de 9 de Julio y Avellaneda, frente a dos típicos bares de la ciudad, brotó durante toda la mañana el líquido pestilente. Ante esta situación los transeúntes que caminaban bajo la lluvia se tapaban la nariz, mientras que los comerciantes del lugar optaron por cerrar las puertas de sus locales y perfumar los ambientes.
“La verdad es que la situación está cada vez peor. Si bien otras veces colapsaron las cloacas con la lluvia, nunca el olor fue semejante”, dijo uno de los comerciantes del lugar a un cronista de LA ARENA.