Las lluvias excesivas fueron previstas dos meses antes

BUEN PRONOSTICO PARA NOVIEMBRE Y DICIEMBRE EN LA PAMPA

La perspectiva de los especialistas, que aún es de carácter experimental, da para el bimestre noviembre/diciembre que no habría lluvias excesivas en las zonas actualmente afectadas en Buenos Aires y en La Pampa.
Investigadores del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Castelar volvieron a alertar dos meses antes que se preveían lluvias excesivas en las zonas que ahora están inundadas informó ayer Noticias Argentinas a través de un cable fechado en Buenos Aires.
En agosto pasado investigadores argentinos del Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar alertaron que en los meses de septiembre y octubre de este año habría lluvias “muy superiores a las normales” en las zonas centro de Santa Fe y oeste y sudoeste de Buenos Aires.
Para ese mismo período el equipo proyectó restricciones hídricas en el este de Entre Ríos, centro-sur de Buenos Aires, noroeste de Córdoba y norte de San Luis.
Al observar el último mapa de agua útil -elaborado por el Servicio Meteorológico Nacional en conjunto con la Facultad de Agronomía de la UBA (Fauba)- puede verse que la predicción resultó acertada, de acuerdo con el cable difundido ayer por NA.
No es la primera vez que ocurre: en febrero de este año los mismos investigadores alertaron que en el bimestre marzo-abril podían esperarse lluvias muy superiores a las normales en las zonas pampeanas que finalmente terminaron anegadas o inundadas por el evento climático extremo registrado en abril pasado, agregó NA en el mismo despacho.

Perspectivas.
La perspectiva que, según aclara el INTA, aún es de carácter experimental, para el bimestre noviembre/diciembre de 2016, indica que no habría lluvias excesivas en las zonas actualmente afectadas del oeste de Buenos Aires y el este de La Pampa.
Pero sí cabrían esperar precipitaciones muy superiores a las normales en el centro-sur de Santa Fe, sur de Entre Ríos y sudeste, este y norte de Buenos Aires.
Los pronósticos se elaboran con modelos estadísticos desarrollados por el Instituto de Clima y Agua en base a interacciones de indicadores oceánicos y atmosféricos combinados con la variabilidad estacional de las precipitaciones.
En tanto, los datos utilizados por el Instituto de Clima y Agua para elaborar las proyecciones son precipitaciones mensuales históricas de 99 estaciones pluviométricas pertenecientes al INTA y Servicio Meteorológico Nacional (SMN), además de indicadores climáticos globales generados por la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) de Estados Unidos.

Compartir