Las ventas bajan, los precios suben

En la Cámara de Comercio aseguraron que el movimiento de Navidad y Año Nuevo le sirvió a los comerciantes para acomodar sus finanzas y que el 60 por ciento de las ventas fueron a través de tarjetas de crédito.
Un relevamiento de los comercios del microcentro de la ciudad demostró que las ventas de fin de año se concentraron en los días previos a Navidad y que las compras decayeron y los precios subieron un 25 por ciento, en promedio, en comparación al año pasado.
En el rubro perfumería, los comerciantes del microcentro de la ciudad afirmaron que el movimiento de ventas ha sido estable, mientras que los precios se elevaron en un 20 por ciento aproximadamente. "Lo que más se vendió en estas fiestas fueron perfumes nacionales y desodorantes económicos; el año pasado, en cambio, vendimos más perfumes importados", dijo Marcela. "Las ventas de 2007 comenzaron la semana anterior a Navidad; ahora se vendió durante los tres días anteriores y con mayor concurrencia de gente el 24", agregó.
En las alternativas de compras, los comercios dedicados a esa clase de productos ofrecen diversas opciones que van desde artículos con un valor mínimo de siete pesos (desodorantes) hasta perfumes importado de 600.
Los empresarios textiles señalaron que sus ventas disminuyeron y que los precios subieron entre un 20 y un 25 por ciento. "Vendimos prendas económicas, como ojotas (a un precio mínimo de 8 pesos) y trajes de baño costosos", contó Facundo.
Algo similar ocurrió en el resto de los comercios del mismo rubro. "Los productos que más salieron fueron las remeras de algodón, a un promedio de 25 pesos", señalaron en otro local.
Las ventas de productos de marcas reconocidas no presentaron variaciones. Una situación similar se dio con las marroquinerías y las bijouteries. "Cayeron las ventas con respecto al año anterior y se mantuvo estable el nivel de ventas semanal, y las ventas del 24 fueron similares al de un buen fin de semana. Eso sí, salieron los productos más económicos", detalló Liliana, quien no espera un mayor movimiento para Reyes.
En el caso de los free shop, que ofrecen diversidad de productos -ropas, bazar, juguetes, accesorios para el hogar-, el nivel de ventas con respecto al año anterior fue menor. María Liz contó que la mercadería subió entre un 20 y un 25 por ciento.
"El fuerte de estas fiestas fueron los productos de bazar, los artículos de decoración navideña y los juguetes de segundas marcas, y la cantidad de clientes mejoró", acotó. Allí, para Reyes, esperan fuertes ventas en juguetes y accesorios de piscina.
Fernando, de la ‘competencia’, dijo que sus ventas fueron estables, con una suba del 30 por ciento en los valores de las mercaderías. "La concurrencia de gente fue la misma que en 2007, decayó la venta de juguetes y los artículos de decoración navideñas se vendieron al punto de agotarse". Este rubro posee una gran diversidad de precios, que va desde los llaveros de dos pesos hasta sillones de 300.
Alejandro Cagnaso, presidente a cargo de la Cámara de Comercio de la Provincia de La Pampa ratificó los dichos de los empresarios. "Tuvimos picos de ventas los días 22, 23 y 24, cuando hubo un buen movimiento de gente, pero 2008 fue un año complejo comercialmente. Las ventas de Navidad fueron importantes y le sirvieron a la mayoría de los comerciantes para acomodar sus finanzas. El aumento fue significativo con respecto al resto del año, pero en relación con 2007 hubo una baja en las ventas".
Cagnaso atribuyó la caída a la falta de crédito y a la gran desconfianza e incertidumbre en el plano económico. "El repunte de Navidad se debió al uso de las tarjetas de crédito. Podría decirse que el 60 por ciento de las compras fueron con tarjetas y el 40 en efectivo".
La mayoría de los encargados de locales en el microcentro se quejaron, además, por el elevado precio de los alquileres.