Leen la sentencia contra Christian y José Selman

IMPUTADOS POR ESTAFA EN LA VENTA DE UN CAMPO

El juez Carlos Alberto Mattei leerá este mediodía la sentencia contra José Alberto Selman y Christian José Selman, padre y e hijo respectivamente, imputados por el delito de estafa, por dos hechos en concurso real.
Los Selman fueron acusados de haber entregado, el día 29 de junio de 2012, a Sergio Darío Avancini, un recibo de la operación de compra del campo de monte de cría “La Verbena”, ubicado en la zona rural de Toay. Posteriormente Avancini, les compró 134 y 184 animales, por lo que padre e hijo habían recibido dos cheques.
En la audiencia de alegatos, tanto el abogado querellante Federico López Lavoine como el fiscal Máximo Paulucci solicitaron para ambos una pena de tres años de prisión de efectivo cumplimiento. En tanto, los abogados defensores, José Mario Aguerrido y Raúl Salvadori, solicitaron la absolución de los dos. Y en caso de haber una condena que sea, en forma condicional, para Christian José Selman.
En la última jornada de audiencia, el fiscal Máximo Paulucci dijo “tener pruebas fehacientes que determinan qué los hechos ocurrieron tales como fueron narrados”. “Selman era quien tenía interés que el pago de la segunda cuota no se hiciera. Es raro que quien tenga que cobrar una suma de 870 mil dólares no se presentara en la escribanía ni siquiera atendiera el teléfono”, indicó el representante del Ministerio Público.
Por su parte, el querellante López Lavoine señaló que “el hecho se inició con la elección del sujeto con que se realizó el boleto de compra-venta”. El letrado detalló minuciosa y cronológicamente todos los pasos desde el día de la firma del boleto de compra-venta, el 26 de abril, hasta el día en que Avancini amplió su denuncia penal, el 18 de julio.
Mientras que el defensor Aguerrido resaltó que “todos los testigos son parte interesada en que se llegue a un resultado, los familiares y amigos de Avancini, y García, quien le prestó el dinero para poder pagar la segunda cuota”.
A su vez, aclaró: “Si Avancini pagó en las condiciones en que las hizo habla de una actitud irresponsable e imprudente de su parte. No existe el delito de estafa porque no aparecen el ardid ni el engaño. La confianza entre Avancini y los Selman se la autogestionó él”.