Liberaron a imputados

ESTAFAS CON "CUENTO DEL TIO"

A través de una audiencia de reexamen de medidas de coerción, y con la anuencia de la fiscalía y la defensa, el juez de control Mauricio Piombi dispuso la inmediata libertad de los cuatro hombres que habían sido formalizados por el delito de estafas reiteradas en perjuicio de dos mujeres de 79 y 83 años. Piombi ordenó la libertad de los hermanos Tomás Gabriel Juan, comerciante de 28 años, y Cristian Javier Juan, también comerciante de 34 años; además de los hermanastros Guillermo Javier Juan (23) y Cristian Ariel Cristo (31).
El primero está obligado a presentarse en forma diaria ante el Ministerio Público Fiscal, constituyendo domicilio en Santa Rosa, hasta el 29 de este mes; mientras que los tres restantes pueden constituir domicilio en Córdoba donde viven, pero deben acudir al MPF una vez por mes, hasta la finalización del proceso, fijándose la primera presentación para ese mismo día.
Una quinta imputada del legajo, Aida Thalia Milano (23), ya había recuperado la libertad días atrás. La decisión del juez se produjo luego de que el pasado viernes, una de las damnificadas participara en una rueda de reconocimiento de personas. En la audiencia, el defensor particular Gastón Gómez requirió la libertad de los cuatro hombres sin condicionamientos; mientras que el fiscal general Guillermo Sancho aceptó que cese la prisión preventiva para ellos, pero pidió que Tomás Gabriel Juan permanezca en la ciudad durante la semana del 18 al 22 de julio y que concurra todos los días a la fiscalía.
Sobre la situación del resto de acusados, planteó que constituyeran domicilio en Córdoba, pero que sepan expresamente que si son requeridos y no asisten a las citaciones, se pedirán sus detenciones. Los Juan, Cristo y Milano están imputados por la estafa de 21.000 pesos a una mujer de 83 años.
El hecho habría ocurrido el pasado 2 de marzo y un supuesto empleado del Banco Nación habría pasado por la casa de la víctima a retirar el dinero después de que fuera llamada telefónicamente por una persona que dijo ser su nieto. El segundo hecho sucedió entre el 20 y el 22 de febrero de este año.
En esa ocasión, una mujer de 79 años también recibió el llamado de un supuesto nieto avisándole que se le vencerían los dólares y que gente de su confianza iría a buscarlos. Así fue como terminó entregando 90.000 dólares.

Compartir