Llega el Tren Solidario a Santa Rosa

A trece años del último arribo a Santa Rosa, este sábado un tren de pasajeros volverá a hacer vibrar las baldosas del andén de la estación local cuando arribe la formación del Tren Solidario, una iniciativa que se propone recorrer las vías de todo el país demostrando que se puede reflotar el servicio del ferrocarril como transporte masivo.
La formación saldrá el viernes 29 de la estación Once, de Capital Federal, con 150 pasajeros a bordo y alrededor de 6.000 toneladas de mercadería destinada a 12 instituciones de Santa Rosa y Catriló.
La iniciativa es impulsada por la organización Tren Solidario y el sitio especializado Rieles Multimedio, y éste será el 36º viaje que se realiza para promover la reapertura de ramales. Los últimos fueron a Laboulaye, San Antonio de Areco, Junín, Mar del Plata y Pehuajó. Desde su inicio ya se recorrieron 20.850 kilómetros y se entregaron 665.430 kilos de alimentos.
Desde la Municipalidad de Santa Rosa se indicó que en esta ciudad recibirán mercadería la Cruz Roja Argentina filial Santa Rosa, la Asociación Comisión de niños sordos e hipoacúsicos, el merendero del barrio Río Atuel, el Hogar San José Obrero, Madres Solidarias, la Asociación Wetraché, Conin, Asentamiento El Amanecer, el Merendero Barrio Néstor Kirchner, el merendero Caritas Felices, Justicia Social y el merendero Un granito de Arena.
Días atrás, los organizadores se reunieron con el Secretario de Gobierno de la Municipalidad, José Sevilla, quien les confirmó el acompañamiento de la comuna local. Se prevé para el sábado espectáculos musicales y se entregarán plaquetas de reconocimiento.
También está previsto que en su parada de reaprovisionamiento en Catriló, se haga también alguna donación según lo hablado con el secretario de gobierno de esa comuna, Ricardo Delfino.
De cada viaje que organiza el Tren Solidario, participan 150 pasajeros solidarios que a modo de “pasaje” aportan 15 kilos de alimentos no perecederos, ropa y útiles escolares, que completan otra importante cantidad de mercadería recolectada.

Más de una década.
En septiembre de 2001 pasó por Santa Rosa el último tren, que esa noche durmió en Toay para no volver a despertar. Desde entonces se hicieron algunas gestiones, hubo intentos de reflotar el ramal Once-Toay, y se presentó con bombos y platillos algún que otro vehículo especial para volver a circular, pero la revitalización de tan importante vía de comunicación nunca prosperó.
La desaparición del tren en la capital provincial fue consecuencia directa de la política de desaliento a los ferrocarriles impulsada abiertamente por el Estado nacional en la década del ’90, bajo la premisa de que eran ineficientes y con un lamentable eslogan según el cual “ramal que para ramal que cierra”. Dentro de la ecuación neoliberal del momento se dejaba de lado la importancia del tren como vía de comunicación masiva, segura y económica.
En La Pampa, el intendente de Realicó, Facundo Sola, impulsa desde hace tiempo el transporte ferroviario de pasajeros en el marco del Consorcio Unión Pacífico, y consiguió la llegada del servicio a esa localidad y el contacto con la provincia de Buenos Aires. Se busca ahora la llegada a Rancul.
Desde la organización de Tren Solidario, que llegará este sábado a Santa Rosa, se proponen “acercar solidaridad a los pueblos que más lo necesitan valiéndonos del tren como el medio de transporte que para nosotros es fundamental para la unión e integración de los pueblos y ciudades de todo el territorio argentino. Demostrando a su vez, que con interés, voluntad y apoyo, la rehabilitación de los viajes de pasajeros al interior del país es posible”.