Llegan pulseras electrónicas

ACUERDO CON NACION PARA LA VIGILANCIA DOMICILIARIA

El ministro Daniel Bensusan firmó un convenio de colaboración con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación a través del cual La Pampa incorporará 40 pulseras electrónicas para la vigilancia de personas privadas de la libertad con arresto domiciliario. La iniciativa forma parte del Programa de Asistencia de Personas Bajo Vigilancia Electrónica creado en el año 2015 mediante Resolución 1379/15 por la Dirección Nacional de Readaptación Social del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.
“La idea central del Programa es que se apliquen las tobilleras electrónicas en aquellos condenados por la Justicia provincial que, por distintas circunstancias especiales, deben cumplir con arresto domiciliario debido a que por su edad, situación social o género no pueden cumplir la pena en la cárcel. Este programa no sólo contribuye a mejorar la seguridad sino que también a través de un abordaje psicosocial apunta a mejorar las condiciones de detención de sectores vulnerables como madres, mujeres embarazadas, adultos mayores, entre otros”, explicó Bensusan.

Abordaje integral.
El Programa consiste en el otorgamiento de un dispositivo electrónico de control para asegurar que se cumpla el arresto domiciliario sin violar los perímetros de distancia dispuestos por la justicia. A su vez, busca realizar un abordaje de las problemáticas que atraviesan las personas con arresto domiciliario desde una perspectiva de Derechos Humanos y Género brindando asistencia psicológica para facilitar la reinserción social.
Para la implementación sistema se requiere un equipo profesional integrado mínimamente por licenciados en psicología, trabajo social y abogados/as para garantizar el abordaje psicosocial y la articulación con el Poder Judicial, se informó desde la cartera de Bensusan.
Será el Poder Judicial de la provincia quien solicite la aplicación del programa, para lo cual deberá informar las condiciones que se establecieron para el cumplimiento del arresto domiciliario. Luego de la solicitud del dispositivo, los organismos que integran el Programa, realizarán un informe técnico sobre la viabilidad de la aplicación, ya que además de la tobillera que llevará puesta la persona, se instalará un sistema de monitoreo en la vivienda.

Informe técnico.
En el informe se contemplarán aspectos sociales del entorno de la vivienda que puedan alterar su efectividad y las características del domicilio, se verificará que disponga de los requisitos técnicos necesarios para la instalación del sistema de monitoreo, por ejemplo, una línea cableada de teléfono propia para emitir y recibir llamadas. Ese informe técnico se remite al Poder Judicial, el cual decidirá si se aplicará o no el dispositivo de vigilancia electrónica.
Una vez instalada la unidad de monitoreo en el domicilio y con la tobillera atada, se inicia el monitoreo que dispara alertas en casos de que se viole el perímetro o se detecte cualquier anomalía.
La implementación de la pulsera evitará que haya personal policial como custodia permanente en los domicilios de las personas con arresto domiciliario.
En la firma del convenio participaron Bensusan, el presidente del Superior Tribunal de Justicia, Hugo Díaz, el Procurador General de la Provincia, Mario Bongianino, y el Secretario Ejecutivo del Consejo Federal Penitenciario, Patricio Henderson.