Llegan a 42 mil las hectáreas quemadas

INCENDIO CERCA DE ARAUZ

El jefe de Defensa Civil cree que para hoy podrían controlarlo. Para seguir trabajando fue necesario cambiar de personal porque los brigadistas estaban muy cansados. También hubo seis focos en distintos puntos de la ciudad de Santa Rosa.
El incendio que desde hace una semana viene afectando a varios establecimientos agropecuarios en inmediaciones del Meridiano V -cerca de Jacinto Arauz- sigue activo. El fuego se inició el lunes pasado a causa de las tormentas eléctricas en Villa Iris, pero por la acción del viento, las llamas traspasaron el límite interprovincial y se colaron en La Pampa.
Este diario dialogó ayer con el director de Defensa Civil, Gustavo Romero, quien dijo que “hoy seguramente el siniestro iba a ser controlado” y que “la situación está mucho mejor de lo que se esperaba”.
“El fuego está en paralelo a la ruta 1, cinco kilómetros al oeste. Lo tenemos cercado en tres potreros y hay dos cabezas. Falta muy poquito para cerrarlos y ya pasaríamos a la etapa de ‘controlado’. Por suerte el viento nos ayudó”, dijo Romero.
Tras un haber sobrevolado la zona afectada en el avión observador, el director de DC confirmó que hasta ayer a la mañana se habían consumido más de 42.600. “Ayer también tuvimos que hacer un recambio de personal porque los brigadistas estaban muy agotados. Seguimos trabajando conjuntamente con personal del Servicio Nacional de Manejo del Fuego”, concluyó. Luego de una semana de varios incendios en el oeste pampeano, el siniestro del Meridiano V es el único activo en toda la provincia.

La ciudad.
Por otra parte, varios incendios de pastizales se registraron ayer en Santa Rosa, situación por la cual los Bomberos de la ciudad trabajaron intensamente durante toda la jornada. Hubo fuego en un campo cercano a la ruta 5 -en inmediaciones del predio de ATE-, en otro detrás de la Laguna Don Tomás y también a uno de los laterales de la avenida Palacios, predio que pertenece al Club San Martín pero que es conocido como la quinta de las monjas. Este último siniestro fue el más importante, aunque al cierre de esta edición no había cifras oficiales sobre la cantidad del terreno consumido. También hubo otros tres focos en distintos puntos de la ciudad pero de menor importancia. Se cree que la mayoría fueron originados de manera intencional.