Lluvia vuelve a dejar calles “imposibles de transitar”

ENTRE EL MARTES Y AYER, CAYERON 27 MILIMETROS

El estado en que quedan las calles luego de cada lluvia sigue siendo el talón de Aquiles de la gestión comunal. Los anegamientos en las zonas bajas, donde están los cuencos aliviadores, han sido controlados tanto el martes como ayer, gracias a los sistemas de bombeo que fueron reforzados por el gobierno de la ciudad luego de las inundaciones de marzo y abril de este año. A su vez, el bajo nivel del cuenco principal de la laguna Don Tomás fue clave para que el agua escurriera por gravedad hacia ese reservorio en las zonas de la calle Santa Cruz, Bertón y Catamarca.
Marcelo Furch, flamante director de Agua y Saneamiento del municipio local hizo una evaluación positiva en lo que respecta al control de inundaciones. “Funcionó todo bien. Incluso uno de los cuencos más complejos, que es el de Villa Germinal, tuvo un bombeo extra que funcionó sin problemas y se lo trabajó en los niveles mínimos”, explicó.

Centro meteorológico.
El funcionario celebró que los pronósticos del tiempo fueron certeros esta semana, pero reveló que la comuna está por poner en funcionamiento una estación meteorológica propia, con la cual esperan tener datos mucho más fidedignos para anticiparse a las tormentas y adoptar las medidas de prevención necesarias.
“Se está por comprar un equipo que permite mediciones más certeras y que va a funcionar bajo la órbita de la Dirección de Agua y Saneamiento (Dagsa). Actualmente contamos con tres pluviómetros colocados en la zona de Toay, en la laguna Don Tomás y detrás de la cancha de fútbol de All Boys, los cuales son monitoreados permanentemente. Pero la idea es instalar una central meteorológica con un programa que hace pronósticos extendidos, más complejos. Lo estoy tratando de organizar para contar con datos reales en la tablet o el teléfono celular. Lo vamos a tener a pleno en quince días”, informó.
El funcionario aseguró además que su Dirección está realizando un relevamiento de los domicilios que tienen sus desagües pluviales de patios y techos conectados ilegalmente en las cañerías de desagües cloacales. “Eso nos genera muchos problemas”, afirmó.

Virgen María.
Respecto a las calles, fueron insistentes durante toda la jornada de ayer los llamados de los lectores haciendo referencia a arterias “imposibles de transitar”.
Si bien el problema es generalizado, tanto en las de tierra, como en las pavimentadas, este diario se hizo eco ayer del reclamo de una vecina del barrio Los Fresnos que se comunicó por la tarde con Radio Noticias 99.5 para expresar su preocupación por el estado de la calzada en la calle Madre María.
En esa arteria, una empresa contratada por el Estado provincial está realizando una obra de desagües pluviales para sacar el agua de lluvia del nuevo barrio de viviendas que el IPAV construye en el extremo sureste de la ciudad, contiguo del barrio Nelson Mandela. Por ese motivo, solo está habilitada la mitad de la calzada. En su llamado, la vecina alertó que la parte habilitada al tránsito se estaba socavando por la lluvia y constituía un verdadero peligro, algo que este diario comprobó durante la recorrida, tal como puede verse en la foto.
El martes llovieron en Santa Rosa 20,8 milímetros. El miércoles la tormenta dio un respiro y hasta salió el sol. Ayer las precipitaciones volvieron pero más moderadas a juzgar por el registro de la estación del Servicio Meteorológico Nacional, con asiento en el Aeropuerto de Santa Rosa, que indicó que hasta anoche, a las 21, habían caído 6,2 milímetros. Para hoy se espera nubosidad variable, con vientos moderados o regulares del noreste.