Los evasores pampeanos solo blanquearon U$S 10 millones

EN EL BLP

Al concluir el plazo de la primera parte del blanqueo de dinero y bienes -tanto registrables como inmuebles-, los pampeanos sinceraron un monto cercano a los 10 millones de dólares ante los organismos oficiales. Después seguirá la etapa del blanqueo de bienes y después la de fondos en el exterior.
El dato del monto blanqueado fue aportado por el presidente del Banco de La Pampa, Alexis Iviglia, en comunicación con LA ARENA. “El monto de 10 millones corresponde a nuestra entidad, lo que significa que el monto final debe ser un poco mayor por cuanto todos los bancos estuvieron involucrados en esta operatoria”, detalló el gerente.
El número de 10 millones de dólares suena a poco si se tiene en cuenta que La Pampa participa del 1 por ciento del sistema financiero nacional, que en esta ley de blanqueo recaudó cerca de 8.000 millones de dólares. “Si tenemos en cuenta nuestra participación en el sistema, deberíamos haber recaudado unos 80 millones”, estimó Iviglia.
Si bien los 10 millones corresponden solo a una entidad, teniendo en cuenta la posición dominante del BLP el número final no estará muy lejano.
El proceso de blanqueo venía a ritmo sostenido en los últimos días pero se aceleró al llegar la última semana de octubre. En total los clientes del BLP abrieron 200 cuentas en las cuales hacer estos depósitos.
“La operatoria -recordó Iviglia- comenzaba acá, en el Banco, donde el cliente abría una cuenta bancaria. Después iba a la AFIP e informar cuál era el monto que iba a exteriorizar. Con esa constancia volvía a banco y hacía el depósito”. En esta etapa, la operatoria contemplaba depósitos en dinero efectivo, sean pesos o dólares. Hubo algunos depósitos que provinieron de clientes de otras provincias.
La etapa que sigue comprenderá el sinceramiento de bienes, sean registrables o bienes inmuebles, y la tercera, depósitos en el exterior.
La ley que habilitó este blanqueo obliga a que ese dinero deberá permanecer en la cuenta creada ad-hoc durante seis meses y recién después podrá moverla a otra cuenta. O bien, utilizarla para adquirir los bienes detallados en la redacción de la ley.
Esta propuesta del gobierno nacional -presentada a principios de año como una fuente de recolección de fondos para una nueva ley jubilatoria- ha tenido un éxito mucho más notorio que aquella que lanzó la gestión anterior del gobierno nacional y que se cristalizaba en la creación de unos bonos denominados Cedim. Boicoteada fuertemente por los estamentos políticos y los medios de comunicación, aquella propuesta de la gestión kirchnerista no tuvo la aceptación que logró la versión macrista.

Compartir