Los niños pampeanos son más gorditos

RESULTADOS PREOCUPANTES

Cuatro de cada diez niños de 13 años de La Pampa tienen exceso de peso, lo cual está por encima de los registros de otras regiones del país. “Los resultados son claramente preocupantes”, señaló uno de los investigadores que realizó el estudio.
Cuatro de cada diez niños y niñas de 13 años de la provincia de La Pampa están excedidos de peso, lo cual excede los registros recientes para ese grupo de edad en otras regiones del país.
Los datos surgen de un relevamiento sobre 711 niños y niñas nacidos en 2001 en las 15 localidades pampeanas más pobladas. Y muestran que poco más del 26% presentó sobrepeso y cerca del 14%, obesidad.
“Los resultados de este estudio claramente resultan preocupantes”, indicó a la Agencia de Noticias Científicas del Instituto Leloir (Agencia CyTA) uno de los autores del trabajo, el doctor Marcos Mayer, médico especialista en nutrición e investigador del Conicet en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de La Pampa.
Las cifras detectadas, publicadas en “Archivos Argentinos de Pediatría”, fueron superiores a las reportadas en otras regiones del país en años anteriores.
En el año 2003, la prevalencia de sobrepeso y obesidad en el país para este mismo grupo etario fue de 21,8 y 4,8%, respectivamente. En tanto, las cifras respectivas fueron de 16% y 11% en un estudio sobre niños y niñas de 11 años en la región metropolitana de Buenos Aires.
“Lejos de tratarse de un problema menor, actualmente se reconoce que la obesidad infantil incrementa las probabilidades de permanecer obeso en la vida adulta, y de desarrollar problemas crónicos como la diabetes y enfermedad cardiovascular”, recalcó Mayer, quien también es director de la Fundación “Centro de Salud e Investigaciones Médicas en Santa Rosa”.

Prevención.
De acuerdo a las directivas de la Organización Mundial de la Salud, la prevención de la obesidad infantil debería basarse en la implementación de una serie de medidas coordinadas entre todos los sectores, tendientes a promover la ingesta de alimentos saludables y la realización de ejercicios. “Esto incluye tanto medidas específicas por parte del Estado y los organismos regulatorios, así como la implementación de programas en escuelas y jardines tendientes a mejorar la oferta de alimentos e incrementar las horas de actividad física”, indicó Mayer.
A su vez, resulta fundamental contribuir a la educación nutricional de los padres y cocineros, de modo que adquieran herramientas que favorezcan la incorporación de nuevos alimentos o reduzcan la exposición a aquellos que no son saludables, añadió.
Del estudio también participaron especialistas de la Dirección de Deportes del Ministerio de Bienestar Social del gobierno de la provincia de La Pampa, del Servicio de Pediatría del Hospital Gobernador Centeno General Pico, de La Pampa, de la UNLPam y del Conicet.
De acuerdo a las directivas de la Organización Mundial de la Salud, la prevención de la obesidad infantil debería basarse en la implementación de una serie de medidas coordinadas entre todos los sectores, tendientes a promover la ingesta de alimentos saludables y la realización de ejercicios.