“Los policías coinciden en su versión”

PARA AGUERRIDO, LOS CAZADORES TIENEN DIFERENCIAS IMPORTANTES EN SUS TESTIMONIOS

Para el abogado de los policías Fernando Safenreider y Norberto García, los relatos de sus defendidos son coincidentes y muestran con claridad cómo sucedieron los hechos la noche del 24 de julio en que murió el cazador Santiago Garialdi. Coincidieron en que hubo disparos desde la camioneta y que ese vehículo hizo una brusca maniobra hacia Safenreider. La hipótesis de que la escopeta de García también fue accionada contra los cazadores “es un invento de Gebruers”, acusó el abogado.
Los resultados del peritaje y reconstrucción de los hechos que el miércoles realizó la Justicia pampeana junto con el área de Criminalística de Gendarmería Nacional y la participación de los cazadores y policías involucrados en el hecho que cobró la vida al cazador piquense a fines de julio, tardarán al menos 60 días, comentó ayer el abogado José Mario Aguerrido al ser consultado desde LA ARENA por el resultado de ese trabajo. “Sesenta días que pueden ser 90, porque tienen muchos trabajos y todos son de situaciones complejas”, abundó.
“Por ahora, nuestra estrategia va a ser esperar esos resultados y una vez con ellos en la mano, ver qué decisión tomamos”, acotó.
Para el abogado santarroseño, la reconstrucción del miércoles en el cruce de caminos cercano a Lonquimay favoreció la posición de sus defendidos porque mostró versiones coincidentes de ambos en cuanto a cómo se sucedieron los hechos, mientras que la de los cazadores “tienen algunas diferencias importantes en puntos sustanciales”, sostuvo.
“Puntualmente, coincidieron en que escucharon disparos que venían desde la camioneta (los cazadores dicen que ellos no tiraron) y que la camioneta hizo una maniobra brusca en dirección a ellos que interpretaron como que intentaban atropellarlos”.
Este dato de la maniobra brusca fue confirmado por los cazadores aunque desde otra óptica. “Ellos (los cazadores) reconocen que existió esa acción pero dicen que no fue para atropellar a Safenreider sino para esquivar unos clavos ‘miguelitos’ que había en el camino”, comentó Aguerrido.
“Será el juez el que determine cuál de las dos versiones es más creíble. A nosotros nos parece importante que los cinco testigos hayan reconocido que existió esa maniobra brusca”, destacó el letrado.
En la versión de los policías, esta acción fue tan repentina y marcada “que si Safenreider no salta al costado, lo atropellan”. Ello dio pie a que el policía desenfundara su arma y disparara contra el vehículo. “Saferendeider es consciente de que lo que pasó fue una tragedia, pero él insiste en que no tuvo intención de matar sino que en todo momento tiró a las ruedas, para evitar que se fueran”, aseguró Aguerrido.
Uno de los disparos, sin embargo, impactó de lleno en la cabeza de Santiago Garialdi y le causó la muerte en forma inmediata. Por este motivo, García y Safenreider fueron detenidos aunque García recuperó la libertad unos días después.

“Invento de Gebruers”.
La existencia de nuevos impactos en la camioneta de los cazadores “no agrega ni quita nada” en opinión de Aguerrido. Además, aclaró, no son impacto directos sino “improntas, lo que significa que se trata de señales que podrían responder a disparos”. O sea, es una evidencia no concluyente.
“García no disparó la escopeta”, reiteró Aguerrido. “Lo dijo antes y lo confirmó ayer (por el miércoles). Eso de que la disparó es un invento de Gebruers”, ironizó en referencia a su colega de la contraparte. “Ya lo dijo Criminalística de la provincia, que no fue disparada. Entiendo que ellos puedan poner en duda ese peritaje porque lo hizo la Policía pampeana, pero es lo que tenemos y serán los jueces los que determinen si es válido o no”.

La hipótesis de la emboscada
Omar Gebruers, abogado de la familia de Santiago Garialdi, dio ayer detalles sobre la reconstrucción del hecho que culminó con el homicidio del cazador piquense. El letrado destacó que se presume que el jefe del Destacamento de La Gloria, en un auto sin luces, arreó a los cazadores hacia el lugar donde los esperaban los otros policías.
“Desde el principio sostenemos la hipótesis de la emboscada y de que los policías fueron a matar a los cazadores”, remarcó Gebruers.