Los Cabrera lograron una prórroga más

La familia de Héctor Cabrera no será desalojada hoy de la casa que habita en la calle Phillipeaux. La abogada de Carina González, la adjudicataria de esa vivienda del Plan 3000, del barrio Gobernador Ananía, les confirmó el viernes que podrán quedarse hasta el lunes que viene, en lo que se constituyó como una nueva prórroga de la orden de desalojo que pesa sobre ellos producto de un fallo del Juzgado Civil 4, de esta capital.
El vecino informó ayer a LA ARENA que en los últimos días recibió las chapas y que el miércoles le llegarán los adobones que habían prometido las autoridades de Acción Social de la provincia y la comuna para que él mismo, con sus manos, pueda levantar una pieza, cocina y baño en el patio trasero de la casa de sus padres, en el barrio Matadero.
Hasta que la vivienda esté levantada, Cabrera aseguró que su esposa y los hijos de ambos se irán a vivir a casas de familiares, mientras que él se quedará temporalmente en la vivienda de sus padres donde levantará su casa.
El caso de Cabrera se conoció hace un mes. Su familia denunció ante la prensa que corrían peligro de ser desalojados luego de dos años de vivir en una casa del IPAV, cuya adjudicataria no la habitaba y en cambio la alquilaba. Sin embargo, esta última lo negó y acusó a los Cabrera de haber usurpado la vivienda. La discusión terminó en un juicio civil que ganó González y, por el cual, fue librada la orden de desalojo contra los Cabrera.
La Asociación de Vivienda Familiar intercedió a favor de los supuestos usurpadores, acusó a González de lucrar con una vivienda social y solicitó al IPAV que mediara en la cuestión, dado que la casa le pertenece al organismo, pues la adjudicataria sólo posee un acta de tenencia precaria y no ha cancelado ninguna cuota. Pero el organismo no intervino y argumentó que se trataba de un litigio entre particulares.
Luego de resistir dos intentos de desalojo, los Cabrera se aprestan a dejar esa casa, tras el compromiso oficial de ayudarlos a levantar la propia.