Los mil ojos

El semáforo en rojo detuvo a este automovilista; pero donde no corresponde: en la senda peatonal. No vale, en este caso, la excusa de “me agarró en la bocacalle”, porque para eso está la luz amarilla, para dar el tiempo suficiente a cruzar a quien ya empezó a hacerlo, y advertir al resto que debe frenar. El lector que envió esta foto, tomada el miércoles en la esquina de Gil y San Martín, frente a la plaza, pide casi en una súplica “tomar conciencia”. (Fotos a losmilojos@laarena.com.ar indicando día, hora y lugar de la toma).