Luis Blanco será el nuevo jefe de Toxicomanía

El recientemente ascendido a comisario inspector dejará su cargo en la Brigada de Investigaciones y será reemplazado por Marcelo Calderón, actual jefe de la Seccional Primera.
El paso de Luis Blanco por la Brigada de Investigaciones de la Unidad Regional I fue más bien breve, en comparación de su antecesor, Carlos Chico. Poco más de un año bastó para que desde la Jefatura de Policía lo destinaran a un cargo más importante: será el jefe de la División de Toxicomanía y su autoridad se extenderá por casi toda la provincia.
Actualmente ese lugar es ocupado por el comisario inspector Javier Marotti, quien llegó en 2012 desde General Pico para cubrir la vacante que dejó el recordado comisario general retirado Luis Correa. Sin embargo, la semana próxima abandonará su despacho de la calle 25 de Mayo para cumplir otras funciones en la Unidad Regional I, y será Blanco quien tome las riendas de la dependencia antidrogas. Pero no lo hará sólo: el comisario Sergio Figueroa, ex jefe de la Seccional Segunda y, más recientemente, de la comisaría de Catriló, lo secundará.

Resultados.
“Sacrificio y orden”, parece ser la consiga de trabajo del nuevo jefe, quien, hasta fines de 2011, fue la cabeza de la Seccional Primera y formó allí un condecorado equipo de trabajo. Cabe aclarar que su reemplazante será el subcomisario Marcelo Calderón, actual jefe de la Primera, colega de muchos años y, de alguna forma, discípulo suyo. “Es un excelente profesional”, dijo de él, “conocedor de la calle y del ambiente delictivo, y que cuenta con el consenso, respaldo y la credibilidad de los fiscales de la Ciudad Judicial”.
Blanco explicó que, a diferencia del trabajo en comisaría, la labor en la Brigada está enfocado a otro objetivo, que es, en definitiva, la búsqueda de resultados. “Es más tranquilo que una seccional, pero las presiones son otras. No tenemos que cubrir accidentes o recorrer todo el día una jurisdicción determinada, pero tenemos que ‘sacar’ los hechos delictivos de mayor importancia”. Entre los ilícitos más resonados esclarecidos durante su gestión, se destacan los homicidios de Darío Sol en Santa Isabel, de Lucas Montiel y Claudio López en la zona norte de Santa Rosa, y la aprehensión del escurridizo vendedor de autos Humberto Totto en Mar del Plata.

Méritos.
Anteriormente, el comisario tuvo una gestión de ocho años en la Seccional Primera, y su salto a la Brigada fue, probablemente, por haber esclarecido el robo de la caja fuerte de la concesionaria a Calamari. Su colega Calderón -que en ese momento era su segundo jefe- colaboró con esa investigación, y al parecer, durante su año al frente de la seccional también alcanzó méritos como para ocupar el lugar de su ex jefe. “El robo de 300.000 pesos a Miguel Erquicia y el de 400.000 a la carnicería El Amanecer lo sacó prácticamente él sólo”, contó Blanco.

Reemplazos.
La semana próxima, la Primera quedará a cargo del subcomisario Temístocles Torreani, también parte del “equipo de trabajo” que Blanco formó durante sus ocho años de servicio. “Es una persona por demás de inteligente, y si nosotros trabajamos doce horas, el va a trabajar quince”, dijo el comisario.